Google ha decidido rediseñar su logo, presentando un nuevo lenguaje visual que, según ellos mismos explican, representa la nueva realidad que vive la empresa, que muestra su magia, inclusive en pequeñas pantallas, que está adaptado para ser utilizado y que pueda ser visualizado de forma correcta en múltiples dispositivos.

Este es el sexto logotipo en los 17 años de historia de la compañía. Su penúltimo rediseño, en 2013 intentaba reflejar el cambio general de imagen de la compañía hacia interfaces gráficas más planas, quitando el relieve de la tipografía, que en si misma no varió.

En esta ocasión Google ha elegido romper con el Serif que ha acompañado al logotipo durante años. Esta vez han optado por Product Sans, una tipografía Sans Serif que se ajusta mucho más a los tiempos actuales creada desde cero por el equipo de diseño de Google.

Google logo