Anna Morgan | | Shutterstock

El cambio climático sigue siendo uno de los temas que más preocupan a a la comunidad científica. A pesar de que algunos no ven el consenso, los expertos cada vez identifican más señales de su aparición. Y también de sus consecuencias. Como el misterioso punto frío que ha aparecido al norte del océano Atlántico. Una señal de que el clima está cambiando y lo seguirá haciendo con imprevistas consecuencias. ¿Qué es y qué significa esta zona que parece haberse enfriado de más durante el pasado año? La corriente del Golfo es la principal razón y, también, la gran afectada por este fenómeno.

El gran punto frío

Mientras que algunos científicos se han alarmado al verla, otros ya lo veían venir. La aparición de una anomalía en la corriente del Golfo ya fue prevista en allá por el 2002. Y es que las gráficas muestran un año que el que se han superado cifras históricas en el calentamiento del planeta. Excepto en una zona del Atlántico norte. Al contrario que en el resto del globo, en esta zona se ha percibido un enfriamiento notable. Esto es lo que asusta a algunos climatólogos y geofísicos, quienes ven en este enfriamiento las señales de cambio en la circulación termohalina. Ésta no es otra que una gran corriente que transporta calor y sal por todo el océano. Por eso se conoce metafóricamente como "cinta transportadora".

Gracias a ella el clima es tal y como lo conocemos, ya que suaviza la temperatura de ciertas áreas y recrudece otras. La circulación termohalina es un fenómeno que ocurre a nivel mundial, con unas proporciones gigantescas, y muestra que vivimos en un mundo activo, "vivo". Su modificación, como su tamaño, puede tener consecuencias igualmente titánicas, cambiando el clima de países enteros, provocando una tasa mucho mayor de deshielo, subiendo el nivel del mar y miles de consecuencias más. No es conveniente ser alarmista, pero es cierto que este punto frío puede verse como una de tantas señales inquietantes. Y es que se produce en un punto muy característico: el "motor" que mueve la corriente del Golfo.

La importante corriente del Golfo

La corriente del Golfo supone una masa de agua que fluye por la superficie del océano transportando más de 80 millones de litros por segundo. Tiene una amplitud de más de 1000 Km y viaja de punta a punta del planeta. La cantidad de energía que transporta asegura el cálido clima que tiene Europa para la latitud en la que se encuentra. En el mar cantábrico, por ejemplo, la corriente del Golfo es la que provoca la riqueza en biodiversidad que existe. También es la responsable de que se pueda navegar el océano en una u otra dirección con mayor facilidad o dificultad. En definitiva, es uno de los grandes motores climáticos del mundo debido a su tamaño y energía. Se origina en el La corriente del Golfo es la que provoca que Europa disfrute de un clima más templadoestrecho de florida y se dirige al norte, hacia el sur de Groenlandia, donde se enfrían las aguas y se produce la convección.

Esto permite un intercambio que mantiene viva la corriente, distribuyendo la temperatura. Por eso, un enfriamiento inesperado dentro de este "motor" de la corriente del Golfo supone una preocupación. Y es que dicho enfriamiento supone que la la corriente no está yendo a la par, moviendo el gradiente de temperatura como debería. Al contrario, el enfriamiento podría indicar que la corriente está deteniéndose en parte, de algún modo. O que la transferencia de aguas no se produce como debería, interrumpiendo el efecto beneficioso de la corriente del Golfo. Esto, como imaginaréis, podría tener consecuencias funestas.

El futuro del mundo

Si los peores presagios se convirtieran en realidad, los primeros efectos los notaríamos en una subida general de las temperaturas a nivel mundial. Pero ¡vaya!, eso es justo lo que ha ocurrido este año. También lo notaríamos en el deshielo acelerado, el cual sería promotor y consecuencia, ambas cosas, de un "stop" en la corriente termohalina. Posteriormente, Europa sería la primera en verse afectada. Los climas templados pasarían a fríos y los fríos a muy fríos. Por el contrario, el sur y las zonas de ecuador subtropicales se verían afectadas por una mayor tasa de desertización, mientras que las zonas tropicales aumentarían su temperatura. En esta franja media, probablemente, se suavizarían algunos climas, pero a cambio se estrecharía la zona habitable del planeta.

Y todo esto sin tener en cuenta el cambio global del clima a consecuencia de nuevas corrientes tanto marinas como atmosféricas. No obstante, todavía no sabemos con certeza qué está ocurriendo con este punto frío en la corriente del Golfo. Es una cuestión un tanto difícil de concretar tanto por su magnitud como por su extensión en el tiempo. Eso sí, y volvemos a insistir, sin que caigamos en el alarmismo, existen ciertas señales que bien podrían verse asociadas a una serie de avisos que llevan vaticinándose desde hace tiempo. Ahora toca buscar soluciones. Soluciones que se traduzcan en medidas asequibles y asumibles. Y, por supuesto, responsabilizarnos con ellas. Esta será la única manera de asegurar un futuro para el mundo.