La Nueva Guardia es una serie de columnas donde observamos la nueva hornada de nuevos líderes y ejecutivos que han llegado a las empresas de tecnología más importantes. ¿Quiénes son? ¿Por qué están ahí? ¿Qué están haciendo de forma distinta? Sus motivaciones, historia y cómo sus nuevas ideas y métodos cambiarán la próxima década.

¿Privaci-qué?

Eric Schmidt
Eric Schmidt

Eric Schmidt es seguramente una de las personas más influyentes no solo de Silicon Valley, sino de todo Estados Unidos. Sus continuas donaciones y cercanos lazos con el Partido Demócrata (algo común entre los ejecutivos de la Bahía). Tras sentarse en la junta directiva de Apple durante tres años, se retira —es retirado— de la misma cuando empiezan los desacuerdos entre Google y Apple. Seguiría con su rol como CEO de Google, donde dos años después cambiaría su puesto por el de Presidente, un trabajo que permitirá a Schmidt dar mucha mayor importancia a su rol como inversor de capital riesgo y como colaborador de los de Demócratas.

Las opiniones de Schmidt en contra de mayores controles de privacidad y neutralidad de la red hacen que su popularidad decayera durante su última etapa antes de retirarse a un puesto más secundario en 2011 como Presidente de Google, y posteriormente de Alphabet Inc.

Cuando ocurrió el boom del Internet social, ni Google ni Eric estaban preparados. Ocupados por catalogar la información mundial y a pesar de Orkut, no vio a primera vista el auge e importancia de los datos personales ocultos tras nuestros usuarios y contraseñas en redes sociales. Vic Gundotra, Microsoftie de carrera, y con una personalidad abiertamente conflictiva, fue el encargado, según declaraciones de un antiguo ejecutivo de Google, tras una campaña de atosigamiento anti-Facebook al que Gundotra sometió a Larry Page hasta que el proyecto fue dado luz verde en 2010.

Bradley Horowitz
Bradley Horowitz

Un año después Google+ se hacía realidad, y menos de tres años después tras el lanzamiento de Google+, Gundotra abandona la empresa. Sus funciones son encargadas a Bradley Horowitz, que inmediatamente comienza el desmantelamiento de los servicios sociales para convertirlos en otros productos independientes como la exitosa Google Photos, o Streams, que permanecerá como el corazón de Google Plus. — Los cambios llevados a cabo por Bradley fueron aclamados por prensa, usuarios y los propios empleados de Google.

No es que Google no 'se entere de lo social', como muchos achacan a la aparente falta de aptitudes sociales de varios de sus líderes, es que para Google lo social no le vale por ser social, Google necesita cruzar esos datos con otros. — Cómo hacerlo sin fallar donde fallaron Schmidt y Gundotra será la misión principal de Horowitz.

Artillería del pasado en el futuro

Susan Wojcicki en el que garage de su casa, donde nació Google.
Susan Wojcicki en el que garage de su casa, donde nació Google.

A nivel de relevancia para el usuario medio, Google realiza durante el inicio del siglo XXI dos adquisiciones de vital importancia: YouTube y Android. YouTube permanecería como empresa independiente, y su nuevo CEO pasaría a ser Susan Wojcicki, artífice de la compra de la compañía por parte de Google, tras una etapa donde convirtió a sus anteriores divisiones: AdWords, AdSense, Analytics y DoubleClick, en un gigante publicitario mundial. En 2014, Wojcicki fue nombrada la persona más influyente en publicidad a nivel mundial por parte de AdWeek, y su nombre siempre estaba en la lista de candidatos más posibles para heredar Google.

La otra gran adquisición fue Android, Inc. Por apenas $50 millones Google compró un sistema operativo y a su fundador principal: Andy Rubin. El neoyorkino, ávido patentador y ex-empleado de Apple en épocas oscuras, acabó creando una revolución en el mercado. Inicialmente planteado como un escudo de Google ante el dominio de Microsoft y Blackberry en el mercado de PDAs, rápidamente inició un giro de 180º para combatir al iPhone. Rubin siempre tuvo un espíritu emprendedor muy marcado, lo que le llevó a cambiar Android por la incipiente división robótica de Google, antes de acabar abandonando la empresa y fundar Playground, una incubadora de startups de hardware. Su puesto al frente de Android lo tomaría el por entonces emergente Sundar Pichai.

Las armas para la próxima década

Aparna Chennapragada
Aparna Chennapragada

Ante el eclipse de la web países desarrollados, donde la gente empieza a crear contenido principalmente en lugares donde los motores de búsqueda de Google no alcanzan por motivos técnicos, es Aparna Chennapragada, líder de Google Now en Google la que lidera la idea que dará a Google Search continuidad y relevancia en la época donde el navegador cada vez importe menos. Nace Google Now on Tap.

On Tap es una novedosa manera que Google tiene de acceder a contenido que estaba fuera de su alcance analizando la información presente para el usuario en ese momento en su terminal. Da igual todos los muros que pongan Facebook y similares, Google llegará a esos datos usando a sus usuarios como intermediario.

Google Now, y Now on Tap, son el resultado de una década de 'inventos graciosos' de Google que demuestran una compañía con dirección clara. — Todas las veces que dimos acceso a Google Voice a nuestro buzón de voz, Google entrenaba lo algoritmos que hoy hacen de la detección de comandos de Google la mejor del mercado. — Cada vez que un coche de Google sacaba fotografías para Street View, Google entrenaba en secreto sus coches autónomos gracias a petabytes de fotografías de señales, semáforos y comportamiento de otros conductores. — No habría Google Now sin Google Voice, ni coches autónomos de Google sin Street View. Sólo Google ha sabido ver tan bien estas partes del futuro, ahora presente.

El imparable Sundar

google-io

Pichai Sundararajan nació en la entonces Madrás, al sur India a principios de los 70. Que el CEO de la compañía con más conocimiento almacenado de la historia, naciera en un entorno con el 50% de alfabetización entonces —levemente superior al 80% aún hoy en día— indica mucho del esfuerzo y dedicación que Pichai ha tenido que mantener constantes en su vida.

Sundar, aficionado al cricket e hijo de un ingeniero eléctrico en una familia de clase media india, vivió su infancia durmiendo en el suelo del salón junto a su hermano menor, sin televisión, coche, ni otros medios que eran básicos para los hoy son sus empleados en EE.UU. — Su padre, Regunatha Pichai, influyó en el gusto de los dos hermanos por la tecnología, y los matriculó en el Instituto Tecnológico Indio de Kharagpur donde tras acabar sus estudios y a pesar de los bajos ingresos, fue ofrecida una beca completa en Stanford. — El billete a California costó a su familia casi el salario de un año.

Tras Stanford, insaciable, Sundar realizó un MBA en Wharton. Tras una leve etapa en McKinsey se une a Google en 2004 para liderar el desarrollo de software nativo de Google: Chrome, seguido de Chrome OS. Poco a poco Sundar aumentó su catálogo de servicios bajo su mando. Gmail y Google Maps seguidos al poco tiempo de Android tras la salida de Andy Rubin, seguidos de Search, Ads, entre otros y por fin, Sundar Pichai, quedó designado CEO de Google en la transición de sus dos fundadores hacia la matriz Alphabet.