Netflix, productora de House of Cards o Daredevil, está en avanzadas negociaciones para hacer una nueva serie del popular drama distópico, con su última emisión por Channel 4 con su especial en las pasadas navidades.

La productora y servicio de contenidos on demand tiene los derechos para ofrecer el catálogo de Black Mirror y estos fueron un gran "hit" en los EE.UU. para el público y la crítica, famosa por reflejar cómo usamos la tecnología. Pese a que la serie de Charlie Brooke solo haya dispuesto de siete episodios ya es una de las series de culto de los últimos años, gracias a, sobre todo, la difusión que tuvo gracias a Netflix.

Cada episodio ofrece un relato de la tecnología mal usada, con un futuro distópico o un presente de adictos a la pantalla. Aunque la premisa de la serie y cada episodio es la sátira, su mensaje vira hacia la crítica política o temas sociales. Cada episodio de 'Black Mirror' tiene su propio mundo diseñado para reflejar una historia futura partiendo del presente.

Aunque no esté 100% confirmado por ambas partes en negociación muy avanzada, Netflix sería el hogar ideal para 'Black Mirror'. Aunque suene paradójico.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.