A inicios del siglo XX, una extraña cosa ocurrió en Europa oriental: docenas de grupos étnicos, religiosos distintos, hablando varios idiomas con diferentes alfabetos acabaron formando parte del mismo estado soberano: Yugoslavia. — La magnitud en las diferencias y el relativo poco tamaño de la región lo hacían diferente de otros estados, reinos, imperios y repúblicas plurinacionales hasta entonces.

YouTube se encuentra en la misma situación: un mismo servicio para docenas de tipos de vídeos distintos ¿Acabará igual que Yugoslavia?

YouTube, uno de los grandes servicios de Internet por consumo de ancho de banda, empezó con una premisa básica: sube y comparte los vídeos que has grabado con tu cámara. En la época anterior a los smartphones en todos los bolsillos del planeta, la gente tenía que ir con un aparato a cuestas para grabar vídeo que no te dejaba mirar Facebook o jugar al Candy Crush, y tampoco grababa mucho mejor vídeo. Barbarie.

A lo largo de los años, YouTube fue evolucionando sus herramientas y diferentes tipos de vídeo empezaron a aparecer en él: la gente se grababa desde sus webcam, las televisiones subían algunas de sus emisiones, llegaban los remix, y sobre todo mucha piratería. — Tanta que al poco de Google adquirir el servicio, mantuvo una disputa judicial de 7 años con Viacom, que les demandaba por $1000 millones por motivos de copyright. En 2014, ambas partes resolvieron el caso de forma extrajudicial.

Internet evolucionó, una década de Internet es casi un siglo en la vida real, y diferentes servicios fueron aparerciendo, algunos más genéricos y otros más centrados en algún tipo de vídeo. Todo lo que antes iba a YouTube por defecto, ahora acaba en otros servicios.

YouTube vs Todos

El nuevo mapa del vídeo en Internet. Lo que hoy es YouTube mañana serán decena de servicios especializados.

Facebook, su rival más fuerte

Por una parte, tenemos a Facebook haciéndose con gran parte del vídeo personal que compartimos com amigos y familiares.. Los vídeos de nuestros hijos acaban siendo compartidos por WhatsApp o Facebook Messenger de forma instantánea, y luego los momentos más bonitos de nuestras bodas los subimos a Facebook. Juega a dos bandas: El vídeo instantáneo e impulsivo, es compartido en sus clientes de mensajería instantánea. Mientras que el vídeo elaborado o editado, donde seleccionaos lo que más nos gusta lo publicamos en la propia red social para compartir con nuestros amigos y familiares.

Facebook quiere que todos los vídeos de Internet pasen por sus manosFacebook además, por su ingente audiencia, acaba recibiendo parte del contenido en vídeo de televisiones de todo el mundo. Cada día más, gracias a la increíble capacidad social de Facebook y a la auto-reproducción de vídeos, más y más páginas publican vídeo para ser distribuido en millones de timelines.

Facebook además captura nuestros momentos de diversión, y relax, donde queremos compartir experiencias de forma sencilla, con Instagram, tanto en fotografías como en vídeos de hasta 15 segundos, suficientes para capturar un momento. — Si Facebook hubiera conseguido comprar Snapchat o Periscope, habría tenido un gigante del vídeo móvil indiscutible. Tras intentar con su propio clon de Snapchat, parece que está dispuesto a intentarlo de nuevo con un clon de Periscope.

El contenido de pago es una batalla perdida

El paso al vídeo bajo demanda para películas y series de televisión no pasó necesariamente —salvo pirateos— por YouTube. Abogados, contratos e infraestructura retrasaron el salto, pero poco a poco la gente fue dándose cuenta que Netflix, Hulu, Amazon Video, CrunchyRoll, iTunes, BBC iPlayer o Movistar Plus son el futuro: queremos ver lo que queremos ver, a la hora que queremos ver, y en el dispositivo que nosotros queremos verlo, y la mayoría de las veces no es la tele ni el ordenador de sobremesa. Y cientos de millones de personas están dispuestas a pagar por ello al mes.

La sección de películas bajo demanda de YouTube es mediana, pero tan poco prevalente comparada con sus rivales, y llegó tan tarde, que mucha gente no sabe ni que existe, o se extraña cuando contenido de pago aparece en YouTube. Google perdió el tren del contenido de pago.

Vídeo en directo, una guerra con dos frentes

El mercado del vídeo en directo se divide en dos grandes grupos, el vídeo móvil con emisión de contenido del día a día de la gente: Periscope y Meerkat se han comido el mercado a día de hoy, la facilidad de uso y compartir la emisión las hacen disfrutar de una cómoda ventaja frente a otros rivales.

Sin embargo, aún son pequeñas en comparación con la emisión de videojuegos en directo. Tras arduas negociaciones, fue Amazon quién acabó comprando Twitch, y no Google. No es raro ver emisiones de cientos de miles de personas viendo la misma emisión a la vez, millones cada día. — Aunque eso no es nada comparado con DouYu, donde cada día decenas de millones de jóvenes se reúnen para ver competir a sus jugadores favoritos. — Un año después de que Amazon le quitara Twitch de entre las manos, se presenta Youtube Gaming pero las prestaciones están muy lejos de Twitch aún, y solo el tiempo dirá si es capaz de capturar parte de la audiencia.

Vines, Virales y Videoclips

Twitter por su cuenta, tras la adquisición de Periscope y Vine, sumada a la pujante presencia del vídeo en el propio Twitter y la idiosincracia del servicio centrado alrededor del contenido en directo, Twitter y Periscope se están estableciendo en occidente como el principal player para emitir y difundir vídeo en directo, además de hacer exponencial la difusión instantánea de contenido.

Twitter domina el directo, y los GIF en Tumblr y Reddit se llevan los viralesEl vídeo viral corto sufrió una metamorfosis hace años, muchas veces no necesitamos ni que técnicamente sea vídeo, o que tenga sonido: el gif es el rey. Pero el formato del gif ha cambiado también. A nivel técnico, el formato .gif es un desastre, es por eso que los principales soportes de gifs han pasado del gif al "gif": vídeo en formato mp4 (o webm) que hace lo mismo que el gif pesando entre 7 y 10 veces menos, y es mucho más fácil de digerir por nuestro hardware. Ese gato haciendo monerías, ese chico dándose un golpe contra una puerta, un trozo gracioso de una serie de televisión, etc. ya no se comparten en Youtube. Todo pasa por Facebook, Tumblr, Reddit, Twitter, Weibo, etc. — Y todo alojado en esas propias redes o en Tumblr, Imgur, Gfycat, etc.

También ha habido una renovación completa en la distribución de música gratuita en Internet. En un inicio era todo piratería, luego piratería e iTunes, y así quedó durante años hasta que YouTube empezó a ser el lugar donde la gente iba a escuchar música sin pagar. A cambio, los artistas y sus sellos obtenían ingresos de publicidad y podían controlar mejor la distribución. Hoy es día es inconcebible que artista que no esté en YouTube. Casi todos los artistas más populares están asociados bajo la marca Vevo, una alianza comercial de los grandes sellos discográficos para tener todo el contenido del vídeo musical bajo un mismo paraguas. Aunque Google es miembro de esta alianza, no ha evitado que Vevo intente conseguirlo por su cuenta con un sitio web y apps propias.

A la vez que YouTube despuntaba como método alternativo para conseguir música, aparecían los primeros métodos de streaming como Spotify, inicialmente en Europa y posteriormente a nivel internacional, Spotify ha sido responsable directo de la caída en la piratería musical, y muchos consumidores de música vía YouTube ahora utilizan Spotify. — Que Google acabara matando vía legal a Streamus, de la que ya hablamos fue la gota que colmó el vaso para muchos. — SoundCloud ya tiene una fuerte audiencia del mercado gratuito, y creciendo.

Los puntos fuertes de YouTube

Los trailers de películas es un gran mercado que aún aguanta en YouTube sin mayor competición, hace años era un mercado totalmente dominado por iTunes, pero la facilidad de disponer del trailer incrustado en cualquier web y la facilidad para compartir por medios sociales han hecho de YouTube un sinónimo de trailer. — La aparición del nuevo trailer de la esperada Amanecer de la Fuerza en Instagram para inaugurar el contenido en diferentes aspectos, puede ser un signo de cambio futuro, pero de momento parece difícil con las limitaciones aún presentes en Instagram para vídeo.

Vídeos Let's Play, estilo de vida, y trailers de cine, inamoviblesLos otros dos grandes puntos fuertes, y donde YouTube demuestra una fuerza sin rival son los vídeos de let's play donde los youtubers emiten vídeos editados de ellos mismos jugando. El otro son los vídeos de youtubers de estilo de vida, donde en vídeos de 5-30 minutos cuentan su vida, nos enseñan sus habilidades o podemos ver sus opiniones. Realmente son la esencia de YouTube, y no hay rival que parezca ser capaz de cambiarlo.

Personalmente soy adicto a docenas de canales de este formato, pero no uso YouTube para estar al tanto de sus publicaciones: prefiero seguirlos en Instagram o Twitter, y enterarme por allí cuando publican un vídeo. — Hay cierto tipo de amenaza por parte de Vessel en este aspecto: un servicio que promete a vloggers tener mejor monetización de sus vídeos, pero parece que no acaba de despegar, fuera de ahí parece que la mejor opción para estos creadores sigue siendo utilizar las herramientas de monetización de YouTube sumadas a patrocinios o campañas de mecenazgo en Patreon.

Celebrities y conclusiones

Salvo la gente que es famosa precisamente por estar en YouTube, no hay apenas famosos constantemente subiendo vídeos a YouTube de su día a día. Están todos en Twitter, y están todos en Instagram, pero no en YouTube.

Lo que nos lleva a otro gran problema de YouTube, que lleva intentando solucionar hace tiempo: no tiene un gráfico social, tiene partes de él nada más. Tiene suscripciones a canales, y recomendaciones, pero no podemos fácilmente ver qué hacen nuestros amigos en el sitio. ¿Es posible que Google no sepa ganar la batalla social ni donde es más fuerte?

Google no puede pretender atajar todos los tipos de vídeo con YouTube, no todo encaja. Las filosofías detrás son muy distintas. Quizá una constelación de apps le permita ganar algunas batallas, pero han tardado años en dar respuesta a Twitch. No parece que Google sea capaz de crear un rival para Snapchat o que Hangouts se convierta en la herramienta para compartir vídeos que es WhatsApp. — Tras desmantelar de Google+ la predisposición a intentarlo de nuevo en el ámbito de lo social, al menos como lo conocemos hasta ahora, son pocas.