Conejota | Shutterstock

Con la creciente democratización del smartphone y la expansión de la venta on-line, cada vez son más las personas que deciden revender sus teléfonos móviles antes de adquirir uno nuevo. Y es que de esta forma podemos hacernos con algo de dinero extra por un dispositivo que, casi con total seguridad, quedará en el cajón durante los próximos meses.

Este proceso, aparentemente, es maravilloso; pero en realidad no deja de ser una utopía. Y es que vender nuestro viejo smartphone implica poner en riesgo nuestra privacidad, tal y como afirman diversos expertos en seguridad.

Al vender nuestro viejo smartphone, damos acceso a una gran cantidad de información personal, incluso si restauramos de fábrica

No importa si haces un factory reset (restaurar de fábrica) o si reinstalas el sistema operativo en tu smartphone. Un experto medianamente curtido puede conseguir información sensible de un smartphone de segunda mano. Información sensible como fotografías, contraseñas, datos bancarios, correos electrónicos, mensajes de texto, etc. Todo lo que se almacena en tu smartphone es vulnerable.

Según afirman desde Avast, cuando borras un archivo de tu dispositivo, en realidad solo borras la referencia al archivo. Los datos siguen en la memoria hasta que son sobrescritos con otra serie de datos. Es decir: siempre podremos recuperar archivos borrados mientras que estos no hayan sido sobrescritos en algún momento.

Desde Avast afirman haber realizado diversos estudios relacionados. Uno de ellos consistió en adquirir 20 terminales Android cuyos propietarios ya habían realizado una restauración de fábrica. Los ingenieros de la compañía fueron capaces de recuperar múltiples datos sensibles de cada smartphone de segunda mano: más de 40.000 fotografías, más de 750 correos electrónicos, más de 750 fotografías de mujeres desnudas, más de 1.500 fotografías de niños pequeños, etc.

En los dispositivos Android, es recomendable ir a Ajustes y activar la encriptación de forma manual para dificultar la obtención de información sensible.

Esta afirmación no solo está sostenida por Avast. Numerosos especialistas en seguridad afirman que, en mayor o menor medida, siempre es posible recuperar información borrada de un smartphone de segunda mano. Incluso si sobrescribimos toda su memoria interna o si realizamos un factory reset.

La única forma 100% efectiva de proteger nuestra información es mantener o destruir nuestro dispositivoLa única forma medianamente segura de deshacernos de un móvil es mantener todos nuestros datos encriptados desde el día uno. Los dispositivos iOS lo hacen de forma predeterminada y, además, al realizar un restaurado de fábrica, eliminan definitivamente las claves que permiten desencriptar los datos, dificultando así la extracción de información sensible. En el caso de Android, la encriptación no siempre se activa de forma predeterminada, por lo que tendremos que ir a Ajustes>Seguridad y hacerlo nosotros mismos.

Incluso con esos pasos de prevención (factory reset, sobrescribir la memoria interna del teléfono y encriptar nuestra información), siguen existiendo algunas vías para obtener información sensible de un teléfono de segunda mano. Obviamente, el riesgo disminuye considerablemente, pero nunca desaparece por completo. Es por ello por lo que los expertos en seguridad recomiendan destruir nuestros viejos teléfonos móviles –o, en su defecto, mantenerlos en un cajón a salvo de manos ajenas–. Solo así podemos estar tranquilos respecto a nuestra privacidad.