Fue a penas en marzo de este año que la organización Artículo 19 publicó un reporte sobre el estado de la labor periodística en el país. Con el título de 'Estado de Censura' el análisis no era prometedor, y es que es imposible serlo cuando se señaló en dicho documento que al menos cada 26 horas es agredido un periodista en México. En él también se daba a conocer un lamentable panorama del aumento en la incidencia de las agresiones a los periodistas en el sexenio del actual presidente, Enrique Peña Nieto; así como los estados con mayor índice de agresiones y asesinatos de periodistas, siendo Distrito Federal, Quintana Roo y Veracruz los que encabezaban dicha lista.

En contradicción de las versiones oficiales o los argumentos a vapor que echan mano de la inseguridad general que se vive en el país, Artículo 19 señala que el mayor grupo que ataca e intimida, a los periodistas son funcionarios públicos y en último lugar las agresiones han sido vinculadas al crimen organizado.

Rubén Espinosa se suma dolorosamente a los crímenes contra periodistas en México, y en Veracruz a los 11 periodistas asesinados desde 2010, todos durante la administración de Javier Duarte, actual gobernador de la entidad. Este estado del país es entonces el lugar más peligroso para la libertad de expresión, no solo en México sino en toda América Latina.

Veracruz es el Estado más peligroso para labor periodística en América Latina

El fotoperiodista de Proceso, Agencia Cuartoscuro y AVC Noticias, Rubén Espinosa, se encontraba en DF debido a la movilización forzada que tuvo que hacer a causa del hostigamiento y persecución que vivía en el estado de Veracruz desde mediados de junio pasado. En la nota de Artículo 19 se señala que estos hechos de agresión contra Rubén eran conocidos públicamente, "por lo que el homicidio del fotoreportero se produjo sin que las autoridades encargadas de proteger periodistas en este país movieran un solo dedo a favor de Espinosa".

Cuatro mujeres más fueron asesinadas junto a Rubén Espinosa

El asesinato de Rubén Espinosa tuvo lugar en un departamento de la Colonia Narvarte en la Ciudad de México. Junto a él se encontraba Nadia Vera antropóloga, promotora cultural, militante del movimiento #YoSoy132, quien había salido de Veracruz por el clima de inseguridad; ella mantenía amistad con Rubén Espinosa y le daba hospedaje este. Junto a ellos dos fueron asesinadas otras tres mujeres. Una de ellas es Yesenia Quiroz Alfaro de solo 18 años y a quien se describe como modelo y estudiante originaria de Morelia, también se señala que Yesenia no conocía hasta entonces a Rubén. Hasta el momento de estas líneas aún no han sido identificadas las otras dos mujeres. Las mujeres asesinadas, publica The Guardian, fueron atacadas sexualmente, señala que todas las víctimas fueron torturadas, además de dispararles en la cabeza con un arma de 9mm.

El domingo pasado 2 de agosto se dieron cita cientos de personas en una marcha en protesta por el asesinato de los jóvenes. El contigente se enfiló a la la casa de la representación del gobierno de Veracruz en el Distrito Federal a la voz de ¡Fuera Duarte!, gobernador de ese estado. Sin duda, el desafío que tienen las autoridades, el gobierno de Miguel Mancera, así como las instituciones que velan por la seguridad de los periodistas no es pequeño. El panorama no parece mejorar cuando las cifras son alarmantes desde la primera víctima y son cientos los que pierden la vida o se ven perseguidos por su labor periodística, cosa inadmisible. En el documental web 'Estado de Censura', también publicado por Artículo 19 se puede conocer aún más de esta situación con el caso de otros periodistas perseguidos, así como un panorama de esta lamentable situación que se vive en México.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.