Para quien no lo conociese, Politwoops (ya cerrado) era un servicio que monitorizaba los tuits de políticos de más de treinta países y alertaba automáticamente en el caso de que algún político hubiese borrado un tuit, mostrando lo que decía antes de ser eliminado. Hace unas semanas, este servicio fue bloqueado por Twitter, que cortó el acceso a su API. De todas formas, seguía funcionando en varios países... hasta hoy.

Ahora es cuando Twitter ha bloqueado definitivamente esta herramienta, cortándole por completo el acceso a su API. No sólo a Politwoops, sino también a Diplotwoots (abierta pero sin actualizaciones desde el viernes 21 de agosto), un servicio con el mismo enfoque pero aplicado a embajadores y diplomáticos.

En el comunicado emitido en Open State han recogido el argumento principal de Twitter para justificar el bloqueo definitivo al servicio: la privacidad. Independientemente de la profesión, pública o no, de cualquier usuario de Twitter, existen unas normas de uso que permiten siempre el borrado de los tuits, y el derecho a que no quede su rastro en ningún lugar. Naturalmente saltarse esto es tan "fácil" como hacerlo a mano, pero por supuesto para Twitter no iba a ser fácil mantenerlo con su propia API.

Politwoops ya no está disponible en ninguno de los treinta países en los que operaba: Argentina, Australia, Canadá, Chile, Croacia, Dinamarca, Portugal, Egipto, Estonia, Francia, Grecia, India, Irlanda, Italia, Corea de Sur, Macedonia, Noruega, Bélgica, Reino Unido, Alemania, Países Bajos, Suecia, España, Suiza, Túnez, Turquía y el Estado Vaticano, así como los miembros del Parlamento Europeo a los que monitorizaba.

Open State Foundation ya ha avisado de que continuará con sus planes para que los mensajes públicos de los políticos se mantengan visibles aunque después sean eliminados, ya que "la sociedad tiene derecho a la información que al menos temporalmente fue pública".