Emprender siempre es complicado y más si te dicen que tu proyecto es imposible. Imposible no porque la idea sea mala ni factible en cuanto a técnica, sino por una pura cuestión legislativa. Esta fue la primera respuesta que obtuvieron Tomás García y Eva Baonza, cuando a mediados de 2011 quisieron fundar People Who Global, una startup del sector eHealth enfocada a mejorar la vida de las personas con alguna enfermedad.

La sorpresa inicial, como siempre, fue la misma: no había ninguna plataforma que se enfocase al mundo del paciente. El primer paso era hablar con abogados, médicos y expertos; la legislación en España es bastante compleja cuando se quiere tratar con datos médicos de enfermos, por lo que el anonimato de estos era cuanto menos esencial si se quería llevar adelante el proyecto. Pero como comenta Tomás, los primeros pasos ya estaban dados:

"Decidimos crear la plataforma a partir de la idea de que había que resaltar la parte humana, y que diese la posibilidad de que alguien que tuviese que convivir con una enfermedad, ya por padecerla o porque tiene que cuidar de alguien, tuviese una plataforma donde poder informarse."

Hasta ese momento, todo lo que había que buscar sobre una enfermedad estaba desperdigado por Internet, miles de webs, miles de publicaciones y con búsquedas manuales. Además de lo peligroso que puede resultar este mundo cuando buscamos algo relacionado con enfermedades, porque seguro que más de uno ha terminado más enfermo de lo que estaba después de preguntar por la Red.

Bajo esta premisa, estos dos emprendedores, impregnado de la cultura de su anterior trabajo en Apple del inténtalo, pruébalo y tírate a la piscina, lanzaron en 2012 la primera versión de la primera aplicación dirigida a los pacientes, con el único objetivo de que como poco se encontrasen mucho menos enfermos y comprendiesen su patología.

sheff: Shutterstock

Contenidos propios y supervisados

La plataforma, que funciona como una red social, un centro de información ordenado por patologías y una agenda para el paciente, cuenta con una ventaja. Todo texto que se genere se revisa por un equipo de médicos que vigila la seguridad de las publicaciones, y por supuesto de la red social; las cuestiones peligrosas se controlan, como marcas de medicamentos que se sustituyen por asteriscos o principios activos. Se evita así la publicidad y consejos peligrosos. Sin embargo, para Eva hay algo esencial en esta comunidad:

"Nuestro enfoque es libertad de expresión, la gente puede decir lo que necesite y quiera porque si no la comunidad no tendría sentido, pero todo lo que sea peligroso para la salud lo cortamos inmediatamente."

Al final, todo esto garantiza la fiabilidad de la información y que incluso los médicos, normalmente los más jóvenes y conectados, recomienden a sus pacientes entrar en la aplicación donde pueden encontrar más cosas de las que él puede contar en los cinco minutos de consulta.

People Who GlobalPeople Who Global

Un negocio bajo demanda de la "industria"

En una primera fase, el sistema de negocio estaba supeditado a las peticiones de la Industria, es decir, los patrocinadores, que solicitan hablar de ciertas enfermedades en función de sus necesidades o líneas de marketing.

El anonimato de los usuarios ayuda a poder expresar mejor sus necesidades o dudasUnos patrocinadores que pertenecen al negocio farmacéutico. ¿Pero cómo evitar la inferencia de estos y la neutralidad de la aplicación? Las farmacéuticas han sufrido un "shock" durante los últimos años; durante más de 100 años estas solo han necesitado hablar con los médicos, puesto que los pacientes ocupaban un puesto de sujeto pasivo. Hoy es el paciente el que toma las riendas obligando a este lobby a trabajar de una forma diferente a como estaban acostumbrados. Quizá, por esta razón el sector del eHealth se encuentre en su mejor momento, incluyendo el desarrollo de biotecnología, y muchas empresas de este sector estén apoyando a las startups, siendo ejemplo la aceleradora de Bayer. Al final, y como nos menciona Tomás, es la independencia lo que les está ayudando:

"Nosotros lo que garantizamos es la independencia absoluta de nuestra plataforma bajo contrato y nos comprometemos en público a que esto sea así. Y ellos mismos se preocupan de que también sea así porque es lo que les da la credibilidad."

Una vez probado este modelo, se pasó a una segunda fase. People Who Global, mezcla las peticiones de los patrocinadores con aquellas que generan mucho interés por parte de los usuarios y de la sociedad: depresión, la celiaquía o incluso enfermedades que cuenten con algún tipo de estigma, como la esquizofrenia, puesto que el anonimato permite a estos pacientes expresarle libremente. Anonimato que es obligado y necesario; solo es necesario un mail para registrarse, estando los nombres, datos y sobre todo imágenes totalmente prohibidas.

En el futuro, quizá se opte por el big data. Pese a no dar información sobre los pacientes, sí se pueden generar datos sobre los temas más hablados o mencionados por los adscritos a cada enfermedad, sus costumbres y necesidades.

lightwavemedia - Shutterstock

Una expansión complicada con unas leyes aún más complicadas

A pesar de que People Who Global se encuentra ahora mismo en cinco geografías de Europa, con un nombre diferente en cada una de ellas, su expansión es complicada. Cada país es, paradojicamente, un mundo en este tema. La forman en que tiene cada sociedad de enfrentarse a una patología, una legislación, unos tratamientos o costumbres diferentes, y todo esto hay que aplicarlo.

Aún así, los planes de expansión no cesan, y esta startup para pacientes ya quiere dar el salto a América, el imperio de la sanidad privada. Aunque eso no se espera hasta finales de 2016.