¿Procesadores de servidor y opciones de 64GB de RAM en un portátil? Esa es la última aventura de Lenovo con la presentación de los nuevos P50 y y P70, los primeros portátiles de la compañía en incluir chips Xeon de servidor y enfocados a profesionales que necesitan una gran cantidad de potencia de cálculo en movilidad.

Esta nueva línea de estaciones de trabajo portátiles llega en dos vertientes, el P50 que es una continuación del W541 que llega con pantalla de de 15,6 y el modelo P70, con una pantalla de 17,3. Ambos dispositivos puede montar especificaciones que hasta ahora no habíamos visto en un portátil, al menos no a este nivel.

Lo más interesante es que ambos modelos cuentan con los nuevos procesadores Intel Xeon en su versión móvil, siendo los primeros en montar este procesador del que Intel no ha dado mucha más información, el Xeon v5 E3-1500M, y del que no hay frecuencias exactas de momento. Eso sí, ambos irán acompañados de 64 GB de memoria DDR4, dispuestas en 4 ranuras SODIMM, puesto que los nuevos Xeon son compatibles con memoria ECC, además de complementar una estación de trabajo que incluye la especificación Thunderbolt 3.

Complementan estas especificaciones una NVIDIA Quadro, hasta 1TB PCIe SSD, WiFi AC, 4x USB 3.0, Mini DP 1.2, HDMI 1.4, Thunderbolt 3, ExpressCard, SDXC. ¿Lo mejor? El precio, que arranca desde los 1599 dólares para el modelo de 15,6 pulgadas y desde 1999 dólares para 17.3 pulgadas.