Solis Images: Shutterstock

Las firmas de venture capital se van haciendo mayores, y eso se traduce en experiencia y sobre todo en datos cada vez más consolidados. En este caso, First Round, que focaliza sus inversiones en Estados Unidos principalmente, cumple 10 años operando en el mercado y ha querido celebrarlo con la publicación de algunos datos que engloban las impresiones de este fondo a lo largo de una década.

Muchas han sido sus conclusiones, aunque la mayoría confirman cuestiones que ya podíamos imaginar. Entre ellas destacan que los jóvenes de 25 años son los que más emprenden, que la proporción de éxito es mayor cuando los niveles educativos de los emprendedores son más especializados o que los equipos con al menos un fundador que sale de Amazon, Apple, Facebook, Google, Microsoft o Twitter tienen un 160% más éxito que el resto de startups. Esta última podría tratarse en gran medida por su efecto arrastre y currículo.

El 63% de las mujeres tiene éxito emprendiendo pero solo se lanza el 10%Sin embargo, el resultado más destacado hace referencia a las mujeres emprendedoras. Según el estudio, las inversiones que estaban destinadas a startups con al menos una mujer formando parte del equipo fundador han tenido un 63% más de éxito que aquellas que solo cuentan con hombres en sus equipos, estando además tres de ellas entre las 10 mejores inversiones de First Round en la última década.

Pero estas estadísticas se enfrentan a lo que hemos podido leer los últimos meses respecto a la mujer en el mundo del emprendimiento. Varias plataformas, entre ellas Startupxplore, revelan que entre el 80% y el 90% de los emprendedores españoles son hombres, y solo el 20% de ellas ocupa un cargo de líder. Problema al que María Benjumea también se ha enfrentado en el South Summit 2015.

¿Entonces por qué esta disonancia entre éxito y dedicación? Las tradiciones culturales o los estereotipos sobre el rol de la mujer, el mítico discurso de que estas tienen una tendencia negativa hacia la competitividad y las poca inclinación de las mujeres para estudiar carreras de la rama tecnológica. Pero sobre todo, las dificultades que existen para equilibrar la vida personal con la laboral, para lo cual muchas empresas ya has estado dando algunas soluciones para compatibilizar ambas, o incluso ofrecer alternativas para posponer la edad a la que quieran tener hijos.

Es decir, nada nuevo, ya que aunque se han escrito ríos de tinta sobre esta cuestión soluciones reales no se ha propuesto ninguna, de momento. Quizá una de ellas pase por dejar de lado las estadísticas, ya que es un hecho el que las mujeres pueden tener éxito en este mundo, igual que los hombres, pero la igualdad llegará cuando en una tabla no se diferencie a unos de otros.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.