Las carreteras de plástico comienzan a sonar con algo de fuerza como sustituto de las actuales, cada pocos años volvemos a escuchar que son el futuro, pero siempre hablamos del futuro, nunca del presente, y por eso hoy vamos a dejar todo lo claro posible cuales son las ventajas e inconvenientes que tendrían a día de hoy para su integración en las ciudades.

La idea tras las carreteras de plástico es solucionar los graves problemas de infraestructuras que tienen muchas ciudades, que no pueden crecer al ritmo que lo hace su población, pero también tienen como objetivo poder democratizar la carretera. Es decir, aquellos pueblos o determinados países que no pueden permitirse el elevado coste de un tramo de asfalto.

Ventajas de las carreteras de plástico

El más importante es que se utilizaría plástico reciclado. El proyecto de la empresa VolkerWessels consiste en recoger los residuos de plástico que están depositados en los océanos y reciclarlos para formar estas carreteras. Al menos, en la teoría. La primera ventaja se podría resumir en que sería muchísimo más ecológico que el asfalto.

Medio ambiente, ligereza, tiempo y resistencia como principales ventajas según sus creadores.

El ahorro en materia de tiempo es muy importante mencionarlo. Con este material se pueden crear los tramos de carretera de plástico en una factoría y luego trasladarlos hasta su punto de instalación, así, se evita el mayor coste de una carretera convencional: su instalación.

Estos módulos permitirían construir largos tramos de carretera como si fuera un puzzle lo que también permitiría sustituirlos en caso de desperfecto en menos tiempo, por lo que no habría que cerrar un tramo muchas horas. El interior de estos módulos sería hueco por lo que podría aprovecharse para la canalización de agua o cableado.

Como es lógico, las carreteras de plástico serán mucho más ligeras que las actuales lo que permitiría instalarlas en terrenos pobres sin necesidad de poner un complejo tramado de hierro para resistir el peso de la carretera y los coches.

Por último, y según VolkerWessels, el plástico empleado es más resistente que el actual asfalto pero no especifican si hablamos de resistencia al tiempo, al paso de transporte pesado, a accidentes... Este punto es en mi opinión complicado de justificar, pero es parte del argumento de ventas de la compañía.

Inconvenientes de las carreteras de plástico

carreteras de plástico

Por el momento los inconvenientes de este tipo de carreteras radican en la falta de información sobre ciertos aspectos, sobre todo los relacionados con la seguridad, reparación y al coste.

La principal pregunta es muy simple: ¿es la carretera de plástico igual de segura que la convencional en condiciones climáticas adversas? No existen estudios que confirmen que la adherencia sea peor o mejor, o que ante nieve o granizo no se va a dañar. Las dudas son bastante razonables y personalmente prefiero pensar en ellas como un inconveniente a la espera de aclaración.

Por otro lado se encuentra el coste, los fabricantes hablan de un coste menor por la reducción de los tiempos de instalación y porque se necesitaría mucho menos personal para la instalación de los tramos, pero no lo sabemos en términos absolutos. Es decir, ¿es más barato porque duran el triple que las convencionales y se amortiza que el coste pueda ser superior?, o ¿es más barato porque directamente el metro cuadrado de las carreteras de plástico es más barato? En este caso los fabricantes deberían aclarar si hablamos de coste directo o de ahorro a largo plazo. Es importante porque nos hablan siempre de un coste menor (lo cual es una ventaja) pero no nos dan más datos.

La reparación, el punto más importante y por el que más discusiones se crean. En la actualidad reparar un agujero en una carretera es relativamente sencillo, pero con el plástico siempre se habla de sustitución del tramo, nunca de reparación.

Por el momento las carreteras de plástico no son el presente, quizá las veamos en el futuro, pero sinceramente creo que pasarán muchos años para que puedan reemplazar al asfalto, por mucho que existan ciudades que quieran comenzar cuanto antes con los primeros proyectos pilotos de cara a analizar todos los puntos que he comentado en este artículo.