Ayer se lanzó el servicio que desde semanas esperábamos con ansia, Apple Music. Tras cambiar en su día el mercado con la iTunes Music Store y el iPod, Apple dio un gran giro en el rumbo, centrando sus fuerzas en lo que se considera el futuro de la industria, el streaming. En esta ocasión, llega tarde (todos excepto Spotify lo han hecho en mayor o menor medida), pero al tratarse de un mercado tan volátil y de precios tan competitivos, importan los pequeños detalles. Como ya repasamos comparando Apple Music frente a Spotify, el servicio de Apple gana en algunas cosas, y pierde en otras. Repasaré su ventaja en algo que me parece fundamental.

Hasta ahora, cuando alguien pagaba 10€ al mes por Spotify, sabía que accedía a un **catálogo limitado**. Lo que la compañía ofrece es lo que hay. Si por ejemplo, deseas escuchar The Beatles o Taylor Swift, tienes o que descargar su música o bien comprarla legalmente en alguna tienda de música online. Y puedes reproducirla en Spotify, pero nunca estará en sus servidores. Esto quiere decir que canciones fuera de su catálogo nunca podrán ser descargadas y sincronizadas en listas de reproducción. Es decir, que la música que quieras llevar en tu smartphone, tendrás que copiarla manualmente antes de salir de casa, y **nunca podrás sincronizarla en la red Wi-Fi de un amigo**.

Ofrecer iTunes Match de forma «gratuita» puede ser el mayor valor de Apple Music.

Y frente a esto, tenemos Apple Music, con un catálogo también limitado, pero con una característica que **hace que su catálogo «deje de importar»**, por ser ampliable en la nube. Quien conozca iTunes Match, sabe de lo que hablo. Match es la manera que Apple ideó para que por 24.99€ al año toda la música de nuestra biblioteca de iTunes se subiera a la nube, de manera que nos construíamos nuestro propio servicio. Sus ventajas eran varias.

En primer lugar, la música que ya estuviera en los servidores de Apple, no hacía falta subirla, gracias a una indexación similar a Dropbox, con lo que el ahorro de tiempo era considerable. En segundo, toda la música se sincronizaba, estuviera o no en iTunes Music Store (el caso de grupos extraños o que no quisieran estar), fuese legalmente adquirida o descargada. Por último, **su calidad de audio es la misma que ofrece Apple vendiendo canciones, 256 kbps en formato AAC**.

Según Eddy Cue, la función de **subir canciones que Apple no tiene en catálogo (iTunes Match), es parte de Apple Music**. Si llevas a iTunes toda la música que hayas comprado o descargado hasta ahora, así como grupos minoritarios poco conocidos, se subirán a los servidores de Apple, y **se integrarán con Apple Music como si estuvieran en catálogo**.

**Caso práctico**: si habías descargado 1989 de Taylor Swift y finalmente no estuviera en Apple Music, aun así aparecería en tu aplicación «Música», pudiendo descargar para reproducir sin conexión desde cualquier parte. Es por esto que digo que el catálogo pierde relevancia. Si echas de menos algo, puedes subir tu música. Si has comprado música de The Beatles, aparecerá en el catálogo, integrada como una más. **Es algo que llevo años haciendo con Google Play Music (muy poco potenciado por Google), y me encanta**.

Debido a la igualdad que habrá entre Apple Music y Spotify, estos detalles marcarán la diferencia hacia cada lado

¿Será una ventaja decisiva? Teniendo en cuenta que el precio de ambos servicios es similar, podría serlo. Teniendo en cuenta que Spotify tiene otras ventajas, puede ser irrelevante para cierto público. **Dependerá, como siempre, de nuestras necesidades**. Además, cabe mencionar que **esto puede perjudicar a los artistas**. Si han decidido no subir su música a Apple Music, no percibirán ni un céntimo si les escuchamos de esta manera. A la larga, puede perjudicar el negocio del streaming.

Tras pocas horas de uso, veo que son detalles grandes como este, o más pequeños como la gran integración de Apple Music con Siri (Apple, una API para todo el sistema, por favor), lo que **marcará la diferencia**. Pedir al asistente escuchar «el disco más vendido de 1995» es un pequeño gran plus que, sobre todo, ayuda a descubrir géneros y a conocer tendencias.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.