El responsable de las políticas públicas en Europa, Oriente Medio y África, Mark MacGann, anuncia que la causa abierta contra Uber en España ha sido recurrida a los tribunales europeos de justicia, una medida que Uber celebra por dos importantes puntos:

  • Trasladará el caso de la jurisdicción local, pudiendo obtener una sentencia más acorde a la posición europea en cuanto a desarrollo e innovación tecnológica, en línea con las mayores ambiciones del viejo continente por promover una sociedad y economía digital más fuerte.

  • La decisión de los tribunales europeos prevalecerá ante los intentos de prohibir Uber y empresas similares por la regulación local. De hecho, la Comisión Europea ya está considerando propuestas de cómo regular los servicios como Uber en toda la unión europea en lugar de dejarlo a manos de la regulación local.

"Agradecemos la decisión de investigar el caso. Las decisiones a nivel europeo raramente cierran mercados y oportunidades de negocio", aseguór MacGann en la rueda de prensa que ha tenido lugar hoy.

MacGann señaló después su firme creencia en que, la Unión Europea en general, tendrá una posición más favorable respecto a Uber:

"Operamos bajo un mercado único de 500 millones de consumidores. Si los tribunales toman la decisión de que Uber actúa en contra de la legislación europea decidiremos qué hacer a continuación. Pero esto es un sólo mercado y Europa ha invertido masivamente en lo móvil y la economía digital. Por ello, creemos que la regulación actual no es apta para dicho propósito."

Pese a que las prohibiciones locales no tardaron en llegar, la decisión del tribunal europeo no será tan rápida. MacGann espera una decisión a partir del otoño de 2016.

Uber ofrece a varios servicios: UberPop/UberX para trayectos económicos, UberPool para compartir trayecto con otros usuarios y otros servicios premium con coches de alta gama. Los servicios de menor costo son los que causan los problemas, ya que son baratos y rivalizan contra los sectores del taxi establecidos y la regulación local al requerirse una licencia entre otros requisitos que el servicio está evitando.

Hay cuatro áreas a evaluar en el caso según MacGann:

  • ¿Es Uber una actividad de transporte o un servicio de la sociedad de la información?

  • ¿Si es, aunque sea parcialmente, un servicio de la sociedad de la información, debería Uber beneficiarse de la libertad que disfrutan estos servicios? Artículo 57.

  • ¿Es la ley de competencia española aplicada a los servicios de la sociedad de la información válida bajo la jurisdicción europea? ¿Puede ser el requisito de las licencias restrictivo?

  • ¿Son las restricciones que ha impuesto España a Uber, incluyendo la orden de prohibir el servicio, legales?

Asimismo, añadió que si los tribunales deciden que Uber es "un mero servicio de transporte" estarán siendo obligados a permitir que Uber se establezca como un negocio local. Estarían en la obligación de permitir que operasen como un negocio, derecho que no se está respetando en la actualidad.