Nunca pertenecer a un club fue tan llamativo. Al más puro estilo de una asociación de amigos en la que prima la cooperación The Heroes Club ha querido formar el perfecto ambiente y **caldo de cultivo para la creación y el desarrollo de nuevas empresas y proyectos**. Nada de eventos de *networking* que duran unas horas y luego todos a casa, aquí se propone un seguimiento continuo, casi familiar, en la sede de la organización que abre las puertas a todos sus miembros para su libre uso.

El objetivo es iniciar una red de cooperación entre pequeñas empresas, startups y mentoresEs curiosa la metáfora de los "héroes" con la que ya de primera instancia se presenta esta asociación; ¿podríamos pensar que un emprendedor es un héroe por haberse lanzado a la aventura? Bueno, probablemente ya tendrán parte de su mérito por haberse atrevido, pero, y es triste decirlo, hay muy **pocos que sobreviven a las complejas trabas que surgen a lo largo de su emprendeduría.**

The Heroes Club quiere, desde hace ya dos años, **poner en contacto a mentores y a emprendedores** con el objetivo de que estas trabas iniciales se vean resueltas con una facilidad, que de otra forma, no podrían verse solucionadas de una forma tan sencilla. Ofrecer un seguimiento, **retroalimentar las experiencias de los mentores y los socios**, de forma que se active una red de pequeñas empresas y startups son otros de los objetivos que tienen en sus ideales.

Pero pertenecer a un club requiere algunos requisitos. En este caso, y como comenta Aurelio García, presidente de la asociación, **la clave está en las ganas**:

>"Los socios deben ser activos, así activan también nuestra red interna, y pueden aprovechar el consejo de los mentores, y tener la voluntad de dejarse ayudar."

Esos mentores, que **actúan como los formadores de los héroes del mañana**, son un grupo de personas, 111 exactamente entre las que se encuentran profesionales de todas las profesiones, que prestan su tiempo a impartir sus experiencias, vivencias, éxitos y por supuesto fracasos. Quizá aquí, en España, tenemos una **cultura de hacer las cosas a "nuestra manera"**, y un cierto miedo y tendencia a la autosuficiencia que nos lleva a no escuchar. Cuando escuchamos podemos ser verdaderas esponjas, porque si al final tenemos la idea del siglo, y no sabemos llevarla a cabo no merece la pena. Como comenta Jara O. Domínguez, miembro de Oli&Dom, una de las startups que forma parte del club, muy **pocos saben de verdad cómo sacar una idea adelante** en cuestiones fiscales, legales, manejo de todas las herramientas que propone Internet... Y todas quieren crecer, internacionalizarse, tener buenos socios y lograr financiación, y para ello hay que ir a buscarlo.

A día de hoy, el club cuenta con 240 socios de los que la mayor parte son startups o empresas innovadoras. Pero buscan más: **quieren llegar a los 500 héroes en el club.**

###Los 500 héroes

Desde el 9 de julio y hasta el 30 de septiembre, The Heroes Club **buscará ampliar sus socios hasta alcanzar los 500 miembros**, cifra en la que se cerrará la convocatoria y se empezará a trabajar de forma conjunta entre los mentores y los creadores. Para ello convoca el ["Think Big: El Itinerario del Héroe"](http://www.theheroesclub.es/programacion/think-big-el-itinerario-del-heroe-500heroes/), en el que se mostrará a los que quieran formar parte del club los proyectos que ya se han llevado a cabo y su historia.

Si solo se quiere ser socio de un club la inciativa no funcionaQuizá el problema que existe está en la forma de entrar en el grupo; a diferencia que otros eventos que se criba por ideas, facturación o éxito, en este caso se sigue **la lógica del que primero llega entra**. Es cierto que da muchas oportunidades a algunos que en otro momento quizá no podrían haber accedido a este tipo de oportunidades, pero también es de lógica pensar que algunos serán más bien oportunistas. Pero como comenta Carsten Moser, vicepresidente de la iniciativa, **"lo que se quiere hacer conscientes a las empresas es que pertenecer al grupo es una inversión"**, que ronda entre los 250 euros y los 1000 euros dependiendo de a qué se quiera acceder, y que "cualquier empresa que quiera triunfar tiene que invertir". Se podría decir que es una forma de luchar contra la cultura del gratis que tenemos instalada aquí en España.