La industria de la biotecnología está de moda. Y no lo decimos por las últimas noticias que han poblado las portadas de casi todas las publicaciones respecto a los últimos avances y progresos, en este caso nos referimos a una pura estadística que demuestra que atrae la atención de los inversores.

Según el último informe del MoneyTree Report de PricewaterhouseCoopers (PwC) y la National Venture Capital Association (NVCA), elaborado con datos de Thomson Reuters, revela que la industria de la tecnología ha recibido una inversión de 2.095 millones de euros a nivel mundial durante el segundo trimestre de este año. Las cifras pueden sonar a chino a muchos, pero para que el mundo se haga una idea es un 32% más que el trimestre anterior, lo que supone que los fondos dedicados a este sector sean los más rentables.

Por sus aplicaciones la biotecnología es un sector que solo puede ir en aumentoPor supuesto, esto está enfocado a nivel mundial, siendo Estados Unidos el buque insignia de la partida, pero España tiene su propio ecosistema de startups biotecnológicas, que como ocurre con el sector eHealth, han crecido por el descenso de la inversión de los fondos públicos y con el objetivo de ocupar el vacío generado. En total, representa el 9% del PIB en nuestro país, y siendo algo que ha revolucionado la industria farmacéutica y la forma de investigar lo más lógico es que haya políticas que generen estabilidad y fomenten el I+D, cosa que de momento no ocurre.

Sin embargo, pese a las buenas noticias respecto al incremento de la inversión y al progreso del sector, esta sigue siendo bastante baja. La mayor parte de los progresos generados vienen de los esfuerzos internos de las empresas que emplean la biotecnología como medio para generar beneficios y de las fondos privados, pero no de forma estatal.

¿Un sector que escapa de la "burbuja"?

A diferencia de otros nichos de mercado, la biotecnología cuenta con un factor a su favor: es quizá el más "fuerte" de todos ya que une en una categoría a dos de los negocios menos cíclicos: el de salud y el tecnológico. Es decir, su base de trabajo se centra en conceptos tangibles aplicables a la realidad, cuestión que no ocurre en el diseño software en muchas ocasiones. Un avance médico viene para quedarse, no pasa de moda, y además evoluciona. Esto es lo que han visto los inversores, e incluso las grandes corporaciones, que han entendido el vínculo existente entre los descubrimientos genéticos y las terapias que pueden llegar a ponerse en los mercados.

Es por esto que si por fin el sector biotecnológico ha conseguido atraer la atención del público general, gente que se interese en conocer los avances que generan, y que ademas atrae a emprendedores e inversores ¿por qué no se promociona un poco más?