Hemos estado probando el Sony SRS X11, el más pequeño de la familia de altavoces bluetooth presentados por la marca japonesa en el pasado CES (los otros dos fueron el X33 y el X55).

Disponible en cinco colores (negro, blanco, rojo, rosa o azul), es un cubo que cabe perfectamente en una mano (61x61x61 mm) y que pesa 215 gramos. Aunque puedes dejarlo fijo en cualquier sitio, lo interesante es que es tan fácil de llevar que los usos que puedes hacer de él son bastantes, lo que le convierte en un altavoz muy versátil y con unos sorprendentes 10 w de potencia.

Viene con un cargador USB como el que usamos en cualquiera de nuestros smartphones y tiene más de 12 horas de autonomía de batería. No tarda demasiado en cargar, e incluso con una pequeña carga tendrás para un buen rato de uso.

Puedes ligarlo a cualquier dispositivo compatible con bluetooth o NFC (esta es la opción más cómoda, porque solo hay que pasar el dispositivo que sea por encima del altavoz y ya) y una de sus armas secretas es que puedes enlazar varios X11 a la vez, pero eso lo explicaremos mejor en unas líneas.

¿Qué tal el sonido?

Si te digo que la potencia máxima de un X11 es de 10 w probablemente te quedes igual que antes, pero créeme, es mucho más que suficiente para escuchar a un volumen alto en interiores y de una manera bastante aceptable en exteriores. Pero, como en todo, no se trata de medir watios al peso, sino de que lo que suene tenga calidad.

El arma secreta del X11: emparejarlo con otro X11Los principales problemas a los que se enfrentan los altavoces bluetooth de estos tamaños son dos: la falta de graves y la distorsión del sonido cuando llega al tope de volumen. En mi experiencia con el X11, nunca noté ningún pico de distorsión con ningún tipo de música (probé estilos muy distintos y extremos para ponerle bien a prueba) y os puedo asegurar que los puse al máximo de volumen. Sin embargo, lo que más me sorprendió fue la capacidad de este pequeño de reproducir frecuencias graves. Cuenta con dos radiadores pasivos en el lateral izquierdo y derecho que enfatizan los graves emitidos desde el altavoz central (de 45 mm de diámetro). Es un proceso técnico difícil de explicar que tiene que ver con la presión del aire y que no nos detendremos a explicar aquí ahora, pero lo importante es que todo lo que reproduzcas tendrá un cuerpo y calidez que no esperarás para un aparato de tan reducidas dimensiones.

El arma secreta que tiene el X11 es que puede aliarse con otros X11 para multiplicar potencia de sonido y mantener la calidad. Puedes ligar hasta 5 altavoces X11 (y conseguirás una experiencia parecida al 5:1) o conformarte con dos para generar una sensación estéreo con la que puedes elegir dos modos: dual (que genera la misma señal para los dos altavoces) o estéreo (que panea cada altavoz asignándole a cada uno un canal; uno reproducirá el sonido registrado en la izquierda y el otro el de la derecha).

Experiencia de usuario

El funcionamiento del altavoz es bastante sencillo. Como vemos en la siguiente imagen, la parte superior tiene cuatro botones: Power (para encender el altavoz y para activar el modo de enlace con otros dispositivos bluetooth -el NFC es automático y no hay que hacer nada-), Llamada (para pulsar cuando recibimos una llamada en el smartphone y queremos usar el altavoz como manos libres) y los controles de volumen (menos y más).

En la parte posterior encontramos el botón Add (para añadir otros compañeros X11), Reset (para deshacer todas las conexiones), entrada de Audio In (para conectar a un dispositivo a través de Mini Jack) y la entrada de 5V para cargar el altavoz.

No tardarás nada en aprender a hacer las conexiones con otros dispositivos o con otros X11 porque viene explicado claramente en el manual de instrucciones (y tampoco tiene demasiado misterio). En lo único en lo que puedes tener más dudas es en los indicadores led, que te muestran qué tipo de conexión tienes (en el caso de que conectes otro X11) o en el estado de la batería, pero, como digo, un simple vistazo al manual resolverá tus dudas enseguida. Por todo ello, la experiencia de usuario es la que se espera de un gadget de estas características: simple y enfocada a la inmediatez.

Posibles usos

En el tiempo que he probado el X11 le he dado diferentes usos y en todos ellos me ha dado buen resultado. En todas las situaciones, la experiencia mejora con un segundo X11 emparejado.

Al aire libre

En la piscina o en el parque da la talla en un radio cercano al altavoz, lo justo para tampoco molestar a la gente que tengas alrededor. La música se distingue perfectamente aunque haya ruido de fondo, algo normal en un ambiente exterior. ¿Lo mejor? Que no distorsiona cuando necesitas aumentar el volumen, sea lo que sea que estés escuchando (no se aplica a la maqueta cutre grabada por tu amigo ni a cualquier archivo de audio de mala calidad).

En el coche

Aunque tengas un buen equipo de audio incorporado en tu coche, estuve utilizando dos X11 a modo de ayuda para el GPS por una sencilla razón: no me gusta que esa robótica voz que te guía por la carretera interrumpa la música que estoy escuchando. Así, reproducía la música por el equipo del coche y las instrucciones del mapa a través de los altavoces, estratégicamente colocados a ambos lados del panel de control. También los usé como manos libres (para eso tiene el botón Llamada y un micro incorporado), y es una sensación curiosa hablarle a un altavoz en forma de cubo.

En cualquier habitación

Me los llevé a la cocina para escuchar la radio mientras preparaba la comida y al baño para escuchar música mientras me aseaba. La comodidad de la conexión vía NFC invita a que los muevas allá donde los necesites.

En combo con otros X11

Como decíamos unas líneas más arriba, el arma secreta de este pequeño está en el emparejamiento con otros X11. Imagina que tienes un portátil con unos malos altavoces o un smartphone que no da para mucho. Si colocas un par de X11 en estéreo tienes la situación bastante bien resuelta en cuestión de segundos. El mecanismo de funcionamiento de los altavoces está orientado a la comodidad. Así, por ejemplo, cuando apagas uno, inmediatamente se apaga el otro (no sucede lo mismo cuando lo enciendes) y si subes el volumen en uno, como es lógico, se sube en el otro (si no fuera de esta manera, sería un poco caótico escuchar cualquier cosa).

En resumen: no encontrarás nada mejor en un gadget tan pequeño, bien diseñado y por su rango de precio (menos de 85 euros/dólares por unidad).

Puedes comprarlos en Amazon o Mediamarkt por 69€ (están rebajados justo ahora) o desde la web oficial de Sony.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.