La resolución 4K está lejos de ser la más popular todavía, qué decir de las pantallas 8K todavía en desarrollo, pero Samsung eleva su cuota de ambición hasta límites que parecen absurdos: quiere desarrollar una pantalla 11K, destinada a dispositivos móviles, para el 2018 según informa Electronic Times News.

Más de 2250 pixeles por pulgada en medio del debate en el que están inmersos medios y usuarios sobre sí las resoluciones 2K mejoran o dañan la experiencia del terminal. Samsung no está solo en el desarrollo, ya que más de 13 compañías están inmersas en el proyecto 'EnDK', incluso el gobierno de Corea del Sur ha invertirá $26.5 millones de dólares a lo largo de los próximos 5 años.

Aunque parezca ridículo desarrollar una pantalla de tal resolución, Samsung aclara que con esa cantidad enorme de pixeles por pulgada pueden imitar el efecto 3D sin requerir unas gafas especiales. Pero, para mí, el gran punto de una pantalla de tal resolución es la realidad virtual: con una densidad tan alta de pixeles los ojos serán incapaces de distinguir, y por lo tanto asumir que estás viendo una pantalla, al vestir unas gafas de realidad virtual.

Al ser un juego de lentes, la resolución se percibe de forma muy diferente e incluso las gafas de realidad virtual Gear VR que cuentan con la pantalla QHD del Galaxy S6 y Galaxy Note 4 muestran pixeles claramente visibles.

👇 Más en Hipertextual