Microsoft acaba de hacer público sus resultados del cuatro trimestre fiscal de 2015 (los tres meses acabados el 30 de junio) y, como era de esperar, la enorme "pérdida" de los 7.600 millones de dólares por su adquisición de la división móvil de Nokia han evitado que la compañía cerrase el ejercicio en beneficios. Esto ha hecho que Microsoft pierda 2.100 millones de dólares pese a que el beneficio del computo total de todas sus áreas de negocio haya sido de 6.400 millones por unos 22.000 millones de ingresos.

La compañía informa de la gran caída del 22% de la venta de Windows a los OEM, consecuencia de la perdida constante de relevancia del mercado PC. Gracias a la muerte este año de XP y la llegada de Windows 10 en el próximo ejercicio, no sorprenden las cifras.

  • Han captado 2.8 millones de suscriptores a la suite Office 365 y ya son más de 15 millones en activo.

  • Su negocio de servicios en la nube para la empresa ha crecido un 88% comparado la mismo periodo el año pasado. Esperan llegar a los 20.000 millones de ingresos en los próximos dos años y es una de las divisiones en mejor estado de la empresa.

  • Los ingresos de su división móvil caen de los 1.980 millones del mismo periodo en el año pasado a los 1.234 del periodo actual. Esta cifra contrasta con el constante y gran crecimiento de la familia Surface que generó 888 millones de dólares en ingresos, con un aumento del 117% comparado al mismo trimestre del 2014.