Una de las noticias más recurrentes en el sector mobile es que este año sí, este año "Google no fabricará un Nexus", porque "se han cumplido los objetivos del programa y no es necesario competir con los fabricantes". Pero todos los años resulta ser información falsa, y por ejemplo, uno de los menos esperados por esto, el Nexus 5, resultó ser el mejor. Este año, según ciertas fuentes, se ha venido comentando que habrá un Nexus de Huawei de gran tamaño, aunque menor que el mosntruoso Nexus 6, y otro de menor tamaño fabricado por LG, que será el sucesor real del Nexus 5.

El rumor de que se van a lanzar varios Nexus en un año también va y viene, pero parece que este año es real. El Nexus de Huawei sería la primera colaboración con Google, y representa el poder que están ganando los fabricantes asiáticos nacidos en esta era, frente a otros fabricantes históricos. Al ser Huawei el fabricante, rápidamente pensamos que su Nexus sería una continuación de lo que ya hemos visto en la marca. Era fácil imaginar un SoC Kirin 935, porque parece que al 940 aún le falta algo de tiempo, así como una pantalla 1080p, pues desde Huawei siempre han defendido que con paneles de menor resolución era suficiente, incluso en modelos de ese tamaño.

Sin embargo, según nos cuenta el gran Evan Blass (Evleaks), parece que el Nexus de Huawei será mucha más de lo esperado. De hecho, contará con lo mejor de los terminales de gama alta de Huawei, sus materiales y el sensor de huella, pero con un panel QHD y un SoC que no estaba claro que llegara antes de 2016, el Snapdragon 820. No es sólo una iteración más por parte de Qualcomm, ya que tras el fallido 810, y menos potente 808, con el 820 debutarán los 14 nanómetros, que deberían reducir considerablemente el calor, a la vez que los americanos vuelven a aportar por una arquitectura propia, Kryo, como fue Krait en su día. Según Evleaks, la fecha de lanzamiento estaría fijada en el cuarto trimestre, por lo que si todo se da como otros años, probablemente sea lanzado en octubre.