Tras revolucionar el mercado de la gama media y baja de Android en 2013, Motorola se erigió como el auténtico referente del sector, dando lecciones a todas las compañías y quedando prácticamente sin competencia cuando de recomendar un buen terminal de gama media se trataba. La cosa cambió el año pasado, con cierto estancamiento añadiendo sólo mejoras en la cámara y ampliando el tamaño. Este año tenían que volver a mostrar un producto diferente al del resto si querían distanciarse de grandes propuestas como la que últimamente trae bq desde su adopción de procesadores Qualcomm, y lo han hecho a medias. Así es el Motorola Moto G 2015.

El Motorola Moto G 2015 es exactamente lo que habíamos visto en las imágenes filtradas. Un terminal bonito y juvenil, con líneas de diseño basadas en la unión del aspecto de anteriores terminales como el Moto G 2014, Moto E 2015 y Moto X 2014, que demuestran que en Motorola y Lenovo tienen claras los aspectos importantes que deben diferenciar en diseño a su gama media estrella.

En cuanto a sus especificaciones, tenemos un poco sorprendente procesador quad core Snapdragon 410, que ya vimos en el Moto E 2015 y que puede quedarse corto para las tareas que le pediremos a su hermano mayor, si tenemos en cuenta que más allá de llegar con LTE y la Adreno 306, sus ventajas sobre el Snapdragon 400 de 2013 son ínfimas. Eso sí, en cuanto a la memoria RAM, que era el cambio que más demandábamos en el modelo anterior, Motorola ha escuchado y en vez de traer dos modelos respecto al almacenamiento interno, también los diferenciará en la memoria de acceso aleatorio. Así, tendremos un modelo más económico de 8 GB de almacenamiento junto a 1 GB de RAM, y otro de mayor precio de 16 GB de almacenamiento con 2 GB de RAM, lo que hace mucho más atractiva esta gama. Además, ambos modelos serán ampliables con tarjetas microSD hasta 128 GB.

Un producto mejor, sí, pero lejos ya de ser un referente en un mercado donde un día dio lecciones

Otro aspecto que se mantiene igual, y donde puede pecar de quedarse corto respecto a rivales como el bq M5 o el Alcatel Idol 3 es en la resolución de pantalla. Si bien considero que sus 5 pulgadas IPS son adecuadas, pasar de 720p a 1080p en ellas hubiera supuesto un salto de 294 ppp a 440 ppp, un incremento que, tal y como vemos en esos otros modelos, es perceptible y agradecemos. Para la mayoría del público será una pantalla adecuada, pero 2 años después se agradecería cierta mejora.

¿Dónde parece a priori que sí ha mejorado mucho el Motorola Moto G 2015? En dos puntos ciertamente importantes. El primero de ello es la cámara. Tras subir de 5 MP a 8 MP el año pasado, ahora damos el salto a los 13 MP, lo que supone un incremento cualitativo importante. Además, la apertura sigue siendo f2.0, lo que garantiza cierta calidad y captación de luz además de permitirnos buenos desenfoques. La cámara delantera será de 5MP, algo estándar en esta gama. También se beneficia de llegar hasta 2470 mAh de batería, que a buen seguro mejorarán la mediana batería del modelo de 2014, gracias a la ampliación de 400 mAh.

Su cuerpo de plástico con dimensiones de 141.5 mm x 70.7 mm x 11 mm tiene certificación IPX7 con resistencia a salpicaduras y permite sumergir el teléfono 1 metro durante 30 minutos, con lo que se cubren los accidentes típicos. Además, el Moto G 2015 también incorpora dual SIM, algo que pusieron de moda las marcas asiáticas.

Por último, llega con Android 5.1.1, la versión más reciente distribuida por Google, y que debería corregir los problemas que tuvo Lollipop en el Moto E 2015. Asimismo, encontramos en el Moto G 2015 los típicos añadidos de Motorola a Android, como Moto Display.

Su precio, según vemos en Amazon, partirá de 199€ para el modelo de 8 GB y de 229€ para el modelo de 16 GB.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.