Muchas veces la vida de un emprendedor es el reflejo de sus creaciones, y sus creaciones una estampa de la misma. Repasamos la vida de Miguel Ángel Díez Ferreira, fundador de la empresa Red Karaoke que acaba de lanzar la aplicación Karaoke Party. Son las 17:00 de una calurosa tarde de verano y hemos quedado con Miguel Ángel, un periodista de formación y un emprendedor por vocación de 44 años que para nada aparenta. Nos espera fumando, un vicio recién retomado, en las puertas del ISDI, institución de la que ha sido cofundador y en donde también imparte clases. No podemos evitar fijar la mirada en el logo del lugar, “Perpetuum Mobile” reza la inscripción, perpetuo movimiento. Y nuestro entrevistado nos comenta que ese simple eslogan lo ha tenido presente cada día: o te reconviertes, o mueres. Acto seguido, ya dentro del lugar, se confirma su máxima; nos encontramos con el wall of fame de las empresas de Internet caídas: Atari, Napster, Netscape, MySpace, Megaupload...

Ya tranquilos en una sala de reuniones acristalada, como peces en conexión con el mundo exterior, nos metemos de lleno en la vida de de Miguel Ángel Díez Ferreira, el creador de Red Karaoke y Karaoke Party.

Puede resultar irónico e incluso tópico el hecho de que una idea surja en una fiesta con alguna copa de más, pero así es. La luz se enciende cuando a algún amigo de carrera musical frustrada se le ocurre sacar el SingStar y con ello hundir la poca reputación que te queda ante tu grupo de amigos. Pero como comenta Miguel Ángel:

“Las canciones no me gustaban, se repetían, me daba pena no poder grabar a mis amigos, y además, ¿tú has visto el precio de ese juego? ¡50 euros cada juego y solo con 30 tristes canciones!”

Y toda noche trae consigo una mañana de reflexión, así que investigando por Internet, **manteniendo la máxima del “seguro que esto ya existe”, te das cuenta de que no… que asombrosamente nadie en la web ha hecho algo que te permita grabar tus actuaciones con un gran repertorio de canciones.

Para muchos mortales esta situación supondría un momento de incredulidad, y luego un cambio de tercio. Sin embargo, Miguel Ángel vio negocio y mercado**, pero ante todo la duda: ¿será que técnicamente no es posible? Para responder estas dudas se recurre al experto más cercano: un hermano en este caso. Solo pasaron 10 días hasta obtener la respuesta: sí que era técnicamente posible y además con perspectivas de negocio. Un negocio basado en una idea tan simple como cantar, pero “con un sistema tecnológico que no se hubiese hecho antes en España”. Comienza así un emprendimiento en una época en la aquellos que montaban cosas de la nada eran un grupo de locos freaks; visión que, en palabras de Miguel Ángel, al menos ha cambiado en España como de la noche al día. "Es una perpetua búsqueda de un modelo de negocio adaptado"

La era de la publicidad y de la dedicación 24/7

Comienzan entonces dos años de duro trabajo y con un balance negativo de vacaciones y fines de semana disfrutados en los que un hermano se queda con la parte de negocio y otro con la parte técnica. Por fin nace la primera versión de web Red Karaoke, de calidades más bien limitadas**, pero con aspiraciones a convertirse en el YouTube del karaoke basando el modelo de negocio en la venta de la publicidad.

Y la cosa crecía, y bastante bien por lo visto. Tanto que unos compradores de Miami se interesaron por el producto. Pero “¿cómo desprenderte de la criatura recién nacida? Nos daba mucha pena”, dice Miguel Ángel. Oferta rechazada, sí, pero con la mosca detrás de la oreja. Si te quieren comprar es porque el producto gusta, por lo tanto, seguro que alguien te lo quiere copiar. Es entonces cuando ambos hermanos se dedican únicamente a su producto, y consiguen una primera ronda de financiación de un fondo navarro, porque que un inversor español no es menos que una gran empresa de Miami siempre y cuando coincidan los objetivos de ambas partes. Los fondos estaría destinada a montar un equipo especializado y preparado, con el que empezar una internacionalización en Japón y Estados Unidos.

La crisis o el motivo del cambio

Ya en 2009 empieza la época oscura de la economía española. Red Karaoke crecía a buen ritmo, pero al final también termina afectado. Su modelo de negocio basado en la publicidad hacía caer la facturación por el descenso de su precio medio:

“Se pasó de un mundo en el que tener 50 millones de páginas vistas era una barbaridad a una nimiedad, ya que Facebook tenia miles de millones.”

"En España, pagar por contenidos era un modelo muy marciano"Y si la publicidad, que es tu única fuente de ingresos, desaparece ¿de dónde los sacaron? La respuesta apareció en la Meca de emprendimiento y del riesgo, Silicon Valley, donde se descubre el modelo de negocio por suscripción similar al que usa Netflix principalmente para dispositivos móviles. Pero ese cambio, como tantos otros, requiere gente especializada, que sepa programar para móviles y televisión, inversión en producto, el cheque siempre por delante, para comprar catálogo nuevo y sobre todo desarrollo. Esa reconversión es por la que muchas startups han o van a pasar en algún momento de su vida; el mundo cambia muy rápido, y al final “si no te reconviertes te mueres, y al final, es una perpetua búsqueda de un modelo de negocio adaptado".

Y cuando todo pinta oscuro hay que echar el resto. El protagonista de esta historia termina mudándose en 2011 a Estados Unidos en un intento de salvar el barco. La primera medida es una segunda ronda de financiación de inversores españoles y estadounidenses para poder llevar a cabo las renovaciones necesarias. A partir de este momento, los usuarios podían descargar la aplicación gratis pero para poder cantar con todo el catalogo y con todas las opciones tenían que pagar. Y el modelo empezó a funcionar:

”Abandonamos todo el modelo publicitario muy despacio para no enfadar a la comunidad de usuarios ni perder todos los ingresos publicitarios de golpe."

Todos estos cambios culminan en 2013 y con ellos el modelo de negocio de pago por contenidos y es que el 95% de los ingresos de la empresas ya venían de las suscripciones.

YouTube: ¿Amigo o enemigo?

Varios acuerdos fallidos con una aplicación oficial de Alejandro Sanz y con Universal Music, además de otras crisis internas, lleva a pasar a la startup de karaokes por otra mala época.

De vuelta a España, Miguel Ángel y su equipo investiga sobre otro punto débil de la aplicación: el modelo de contenidos. Hasta el momento algo que se llevaba la mayor parte de los costes era la compra de karaokes y los derechos de autor, cosa que YouTube ofrecía de la misma forma y con licencias mucho más baratas. Pero iniciar una batalla contra el gigante de los vídeos es una piscina a la que pocos están dispuestos a lanzarse. Y aquí es cuando Miguel Ángel nos comenta sonriendo:

”La única solución que tienes es o tirar la toalla y dejar el negocio, o algo nuevo en el que tu enemigo se convierte en tu aliado.”

"En You Tube había mucha basura, pero también cosas muy buenas"Y de nuevo las musas se aparecieron. Red Karaoke incorporó los mejores productos de YouTube complementando el catálogo que ya tenían ellos, pero ofreciendo algo que la web de vídeos no hacía: grabarse, añadir efectos de sonido, duetos… Todo esto reduciendo los costes, ahorrándose los consabidos derechos de autor y ampliando las posibilidades de lanzamiento a otros mercados, como el Brasil, Estados Unidos y Japón.

Japón: el paraíso del Karaoke y los vídeos de gatitos

En toda Asia el karaoke es es casi una cultura de tradición social, solo en Japón el 30% de la población va al karaoke una vez al mes según datos oficiales del Gobierno. Y esto supone negocio. Un negocio controlado por grandes empresas que gestionan salas de karaoke como franquicias. Son como el Starbucks de las canciones.

"Para un extranjero entrar es muy complicado y no terminas de encajar"Estas mismas empresas son las que al final ha terminado en la web, pero como un simple modelo de complemento al servicio en vivo: puedes elegir tus salas favoritas, guardar puntuaciones, diseñar listas de reproducción… pero no es una experiencia online.

Y es que además, en el país nipón los karaokes no siguen la lógica occidental. Nosotros, pobres desgraciados, queremos cantar delante de todos, conocidos y desconocidos. Pero allí no. Sí son los reyes de los vídeos de gatitos no es porque les gusten los felinos, es simplemente que son tan tímidos que prefieren grabar a sus mascotas que a ellos mismos. Y cantando igual. Si lo hacen es con sus amigos, y si usan nuestra aplicación solo se graban la voz.

Una Epifanía y una nueva aplicación

Cuando uno crece y ve que las cosas van bien, siempre quiere más. Y cuando te das cuenta de que lo que impide que sigas creciendo son los polos opuestos de usuarios que te adoran y otros que te odian, cosa muy rara en estas cuestiones, ya que normalmente existe un término medio… es porque algo no va bien.

Como siempre, la mente de un emprendedor nunca deja de dar vueltas a las cosas, y aun estando de vacaciones uno sigue viviendo por su negocio. Quizá sea por la paz del retiro estival por lo que Miguel Ángel tuvo su epifanía:

”Entendí que teníamos una dicotomía entre la marca y el producto. Lo que esperas encontrar con el nombre Red Karaoke es un karaoke, pero realmente era mas un estudio de grabación y toda la experiencia gira en torno al tema de grabar.”

Al final un usuario experto de la aplicación que quiere usarla para una fiesta sabe como funciona y se salta los pasos innecesarios, pero el que acaba de llegar quiere algo rápido. Y esto es lo que descubrió el equipo de Red Karaoke. 7 años después del inicio de la App primigenia se encontraban de nuevo con un mercado poco explorado, en el que una aplicación móvil fuese capaz de reproducir un vídeo musical en la televisión, y utilizando el teléfono como micrófono. Sin necesidad de grabarse, con la voz amplificada y desterrando a las carísimas máquinas de karaoke casero nacía Karaoke Party de Red Karaoke.

”Industrializar los contenidos de YouTube es perfectamente legal, aunque la gente no se lo crea”Y como todo en el sector de la tecnología, su funcionamiento está basado en algoritmos basados en una regla básica: que la gente no se frustre y pueda cantar la mayor parte de las canciones, y como dice Miguel Ángel riendo “para que paguen la suscripción completa”, porque aunque parezca mentira los emprendedores también comen. Y ahora mismo Karaoke Party y Sing and Récord, antigua Red Karaoke que ha cambiado su nombre para evitar confusiones en su cometido, cuenta con más de 70.000 usuarios en todo el mundo.

El balance de toda una vida emprendiendo

Tras ocho años con un proyecto a cuestas, y otros tantos de los que forma o ha formado parte, un emprendedor, nuestro emprendedor, es ya casi un experto en una materia de la que no hay nada escrito y de la que poco se puede escribir a ciencia cierta. Sin embargo, la experiencia es un punto, y esta aconseja la formación como punto esencial, no para el éxito, sino para al menos contar con algo seguro en tu carrera, porque como comenta Miguel Ángel:

“Muchos quieren seguir el modelo de Steve Jobs y Mark Zuckerberg, dejan la facultad y se ponen a trabajar y montan algo. Y de repente se encuentran en la calle sin tener ni empresa ni estudios.”

El objetivo es una formación, tanto digital como empresarial, lo más completa posible. ¿Y si no tienes las capacidades o recursos necesarios? Rodearse de gente que tenga esas capacidades. Una vez se cuente con la formación necesaria, y huyendo del clásico tópico del complejo español con sus límites, los horizontes y las posibilidades son infinitos. Y los baches también lo son. Para Miguel Ángel “no perder el foco de lo que quieres hacer, pese a meter la pata miles de veces, es lo que te hace seguir adelante”, pero al final las trabas siempre están ahí, gusten o no.

"Al final un emprendedor no contrata porque se carga con un problema si algo sale mal"Montar una startup es un juego de ruleta en el cual nunca se sabe lo que te puede pasar. Es cierto que muchas entidades privadas han empezado a apoyar a las nuevas empresas, probablemente por un interés propio, pero “al menos lo hacen” apunta Miguel Ángel. Son los políticos, en su opinión los que suponen el problema más grande ahora mismo: “algunos lo hacen por buena fe, otros por ponerse la medalla, pero todos con medidas erróneas, suponemos que por un penoso asesoramiento”. Pero al final todo sigue, con ayudas o sin ellas.

Más allá del karaoke

“Unas vacaciones y después quién sabe”, nos comenta sonriendo. Los emprendedores siempre tienen algo en mente, y Miguel Ángel, que seguro tiene muchas. Posiblemente se plantearía vender su joya del karaoke, pero además le pica el gusanillo de los medios de comunicación desde el punto de vista de la innovación en el modelo de consumo. Pero nunca se sabe… porque como ya sabemos, “Perpetuum Mobile”.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.