Parece que después del lento crecimiento en su línea de smartphones y con las dudas sembradas tras el abandono de Stephen Elop el mes pasado, están sucediéndose muchísimos cambios en Microsoft. Hace menos de un mes la compañía anunciaba que se deshacía de su línea de negocio de publicidad gráfica para vendérsela a AOL, y se mantenía la sospecha de que se iban a avecinar más cambios en la compañía.

Ahora, el NYT apunta que la compañía podría recortar su plantilla en casi 18.000 empleados, algo que afectaría directamente a las líneas de hardware y telefonía que Microsoft integró tras la compra de Nokia en 2013. Una división, la de hardware, que varios analistas se empeñan en invitar a Microsoft a deshacerse de ella, algo que, pese a costarle mucho dinero a la compañía, es una de las más valoradas por los usuarios si tenemos en cuenta la mayoría de productos que salen de Redmond con el sello de hardware Microsoft suelen ser un éxito entre el público especializado.

El lanzamiento de Windows 10 es inminente y se prevé una gran acogida por el púbico Con todo, no se espera que Microsoft abandone su línea de negocio de smartphones a corto plazo, básicamente por una cuestión de imagen y del poder que supone en el negocio de la telefonía movil, y más en un momento en el que Microsoft ha apostado muy fuerte por la gama media y baja con buenos resultados en algún que otro país emergente.

No obstante, las cosas no están tan mal para la compañía. A poco más de 20 días para el lanzamiento de Windows 10, y con la buena imagen que la compañía está teniendo desde la entrada de Nadella, se prevé un buen futuro a medio plazo para una compañía que ahora mismo ha puesto sobre la mesa un montón de novedades durante estos siete meses y que está recibiendo una acogida muy interesante por parte del público.