Pantalla IPS-NEO del nuevo Huawei P8

Desde que los primeros smartphones llegaron con Android, algo ha caracterizado el mercado, y no ha sido otra cosa que la constante **guerra de especificaciones** que hemos vivido de la mano de todos los fabricantes que han poblado el ecosistema móvil. De la carrera por los núcleos y gigaherzios pasamos a la de los megapíxeles. Más tarde lo importante fue la densidad de píxeles, y con ella de manera inútil, las resoluciones infinitas que sólo traían más y más números con los que superar el límite. Y entre todos ellos, siempre hubo uno que importó en la plataforma, y mucho. Hablo de la memoria RAM.

Desde mis inicios con Android 1.5 Cupcake, la RAM ha sido un elemento que se ha ido engrosando, y a diferencia de otros apartados, ha sido un crecimiento numérico que nunca he visto banal, porque siempre he percibido las mejoras que traía. Hoy hablaremos de **la necesidad de tener terminales con cantidades importantes de memoria RAM para garantizar la fluidez del sistema y el desempeño general del terminal en asuntos exigentes** como, sobre todo, la multitarea. El flagship de Huawei, el nuevo Huawei P8, cuenta con 3 GB de RAM. Se trata de una cantidad ya asentada en la gama alta, pero siempre hay voces que dicen que la cantidad de RAM, como las cifras que he repasado anteriormente es simplemente un arma comercial.

Interfaz del Huawei P8 con Android 5.0

La RAM es, junto al procesador (y a todas las tareas de optimización que las compañías llevan a cabo afinando el software), el aspecto más importante que existe en cuanto a garantizar la fluidez del sistema. Hace unos años, cuando un terminal de gama alta se lanzaba al mercado, llegaba con **512 MB de RAM**, y aquello parecía algo extraordinario de cara al público. **Suponían un gran salto desde los 256 MB**, y por primera vez sentía que Android iba como se esperaba del sistema. ¿Qué ha hecho que ahora necesitemos hasta 7 veces esa cantidad?

A menudo RAM se asocia con marketing, y puede serlo a corto plazo, pero a largo es, quizá, el aspecto más relevante

El primer aspecto del que hablaría sería de **exigencia**. En 2010, pese a tener sistemas operativos móviles casi tan capaces como hoy en día, lo que le pedíamos a un smartphone distaba mucho de lo que hoy demandamos. Más allá de hacer unas pocas fotos, y consultas a redes sociales, tampoco es que dieran mucho más de sí. Los juegos eran relativamente sencillos, y los navegadores vivían de bucear entre webs pensadas exclusivamente para móviles, sin las florituras gráficas que hoy en día podemos llegar a ver.

En la actualidad, como sabemos, la navegación móvil se ha incrementado mucho, hasta el punto de que **muchos de nosotros ya no utilizamos el ordenador para navegar**, mientras que desde el smartphone hacemos todo tipo de consultas en webs pesadas (que ahora sí, son completas y se procesan de igual manera en el móvil). Ese incremento de recursos necesarios para mover las cada vez más recargadas webs, hace que la memoria necesaria para mover navegadores como Chrome o los integrados con soltura se duplique. Si queremos mantener abiertos 3 ó 4 artículos en el navegador, y cambiar rápidamente a apps de mensajería y redes sociales, **los 3 GB de RAM del Huawei P8 se hacen imprescindibles**.

Huawei TalkBand B2 compatible con Huawei P8

La multitarea es el aspecto del terminal que más se beneficiará de contar con una gran cantidad de memoria RAMPensad en el caso de alguien que, como por ejemplo yo, exige mucho a la multitarea del terminal. Lo que voy a describir puede parecer exagerado, pero día a día me he visto en muchas situaciones así. Me encuentro entre chats de WhatsApp y Telegram, mientras tengo abierto Pocket y 4-5 pestañas en el navegador. Me envían un enlace de YouTube y luego vuelvo a la conversación. A veces incluso abro un minijuego y quiero que todo ello siga vivo. De nuevo, **sólo terminales con 3GB pueden mantener esas exigencias**. Además, mantener más procesos en segundo plano puede, en el mejor caso, ahorrar batería, pues liberamos al procesador de tener que recargar.

Cuando los 4 GB se popularicen, llegaremos a un punto de eterno retorno en el que este debate se volverá a abrir. Aquí he dejado claro que para la gama alta, y para todas cuando llegue, los 3 GB son un elemento diferenciador y que tiene valor por sí mismo. Además, todo esto llega sin contar el incremento de memoria y de recursos requeridos que llegan con cada nueva versión de Android. Desde el punto de vista de las aplicaciones es igual. WhatsApp hoy en día tiene poco que ver con la versión de 2010. Por ello, de cara al futuro, **más RAM siempre será mejor**. Y lo que hoy parece exagerado, puede resultar el mínimo necesario para un desempeño con mayor fluidez en pocos años.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.