The X-Files, una de las mejores y más influyentes series de fantasía y ciencia ficción, se estrenó en 1993 y, tras nueve temporadas en las que los agentes federales Fox Mulder y Dana Scully se enfrentaron a docenas de misterios paranormales, galardonadas con numerosos premios Emmy y Globos de Oro, concluyó en 2002. Entre la quinta temporada y la sexta, en 1998, se estrenó su satisfactoria primera película, Fight the Future, centrada en el asunto principal de la trama, es decir, la mitología de la conspiración alienígena; y una década después, en 2008, tras seis años de rumores y esperanzas de sus seguidores, se lanzó en los cines I Want to Believe, la decepcionante segunda película, que no sólo no abordaba la historia principal y era un episodio de “el monstruo Es necesario cerrar la mitología de la serie de una vez por todas, o al menos brindarle un final abierto al estilo de la casa pero sin tantos cabos sueltosde la semana” alargado, sino que además se estrenó en verano y esto fue lo que ocurrió: en una época del año reservada a superproducciones espectaculares, pretendió competir con ellas cuando, tal como la describió David Duchovny, que da vida a Mulder, se trata de una película pequeña, oscura y contemplativa, así que otras, como The Dark Knight, se la comieron; y si el primer filme, que sí era espectacular, recaudó 189 millones de dólares en todo el mundo habiendo supuesto unos 66 producirlo, el segundo sólo consiguió 68 millones en la taquilla mundial y había costado 30.

Me he permitido recordaros todos estos antecedentes para explicar con qué ánimo recibimos los seguidores de la serie lo que hasta ahora se sabe de la nueva temporada, que se estrenará el 24 de enero de 2016, qué esperamos realmente de ella y lo que no queremos que Chris Carter, el showrunner, haga esta vez. Porque ha sucedido lo mismo en los últimos años que cuando esperábamos una segunda película; tras el estreno de esta, se generó un movimiento que reclamaba una tercera para cerrar la mitología de la serie de una vez por todas, o al menos brindarle un final abierto al estilo de la casa pero sin tantos cabos sueltos, y hubo muchos rumores y comentarios de actores y productores, hasta que todo ello se ha materializado en esta nueva temporada.

décima temporada de the x-files
Sillas de David Duchovny y Gillian Anderson - Fox

Se ha dicho y se ha repetido que los seis episodios que la conforman van a ser acerca de misterios independientes, de “el monstruo de la semana”, sin relación con la mitología de la serie. Pero, por un lado, eso implicaría que Carter no ha aprendido nada de lo que desagradó la segunda película, y por otro, si uno conoce bien las primeras nueve temporadas de la serie y quiénes estaban involucrados en su elaboración, y al margen de las migajas Se ha dicho que los episodios serán de "el monstruo de la semana" y no de la trama principal, pero todo indica lo contrariopromocionales que nos van dejando, con echar un buen vistazo a la ficha de la nueva en IMDB puede sacar jugosas conclusiones al respecto.

Para empezar, doce de los actores que conformaron el reparto de The X-Files en su momento regresan a sus papeles: además de Duchovny y Gillian Anderson como Mulder y Scully, Mitch Pileggi volverá a ser el leal Walter Skinner; William B. Davis, el Fumador; Nicholas Lea, Alex Krycek; Annabeth Gish, Mónica Reyes; Jerry Hardin, Garganta Profunda; Jeff Gulka, Gibson Praise; Michael McKean, Morris Fletcher; Alan Dale, el Hombre del Palillo; Morris Panych, el Hombre Canoso; y Dakota House, Eric Hosteen. Se extraña a Robert Patrick como John Dogget, que no quiso retomar su papel “porque él sólo mira hacia adelante”, y su ausencia es la más sangrante de todas; a Tom Braidwood, Dean Haglund y Bruce Harwood como Frohike, Langly y Byers, que tuvieron su propio spin-off con The Lone Gunmen en 2001; a Chris Owens como Jeffrey Spender, a Laurie Holden como Marita Covarrubias, a James Pickens Jr. como Kersh, a Steven Williams como X, a Mimi Rogers como Diana Fowley, a Brian Thompson como el Cazarrecompensas y a Roy Thinnes como Jeremiah Smith.

décima temporada de the x-files
Chris Carter - Fox

Pero al menos ocho de los personajes no tiene ningún sentido que vuelvan si no es en una trama vinculada a la conspiración extraterrestre, porque su propio rol no está ligado a otra historia más que a la mitológica. Es el caso del Fumador, Krycek, Garganta Profunda, Gibson Praise, Morris Fletcher, el Hombre del Palillo, el Hombre La aparición de varios personajes ligados a la conspiración alienígena demuestra que van a volver a abordarlaCanoso y Eric Hosteen. Y por si esto fuera poco, las declaraciones de Carter sobre el momento en que encuentra encuadrada la nueva temporada hacen ya del todo indiscutible que se ocupará de la trama principal de los alienígenas, además de contar algunas aventuras episódicas.

Acompañando al propio Carter en las labores de producción, guion y dirección, regresa Darin Morgan, que nos regaló los libretos de capítulos tan memorables como “Humbug” o “Clyde Bruckman’s Final Repose”, ambos de 1995, y una buena interpretación en el divertidísimo “Small Potatoes”, de 1997; y Glen Morgan y James Wong, que guionizaron otros episodios tan destacados como “Beyond the Sea” o “One Breath”, los dos de 1994. Quizá Rob Bowman dirija alguno de los capítulos, como ya dirigió treinta y tres antes y la primera película.

décima temporada de the x-files
Fotograma del teaser - Fox

Y aunque está claro que, para únicamente seis episodios, el equipo de dirección ha de ser reducido, se echa de menos en la producción y en los guiones a personas tan válidas y tan importantes para The X-Files como Frank Spotnitz, la otra cabeza pensante de la serie, que debe de encontrarse muy ocupado con The Man in the High Castle; Vince Gilligan, showrunner de Breaking Bad y, ahora, Better Call Saul;Se echa de menos la participación de varios actores y de ciertos guionistas de la serie John Shiban, participante también en la serie sobre Walter White; y Howard Gordon y Alex Gansa, creadores de Homeland.

Mark Snow repite como compositor de la atmosférica banda sonora, y Joel Ransom, como director de fotografía, aunque sólo lo fue en veintidós capítulos anteriores. Y, como detalle final, os cuento que Piper Anderson-Klotz, la hija que Gillian Anderson tuvo con Clyde Klotz, asistente del director artístico en la primera temporada, trabaja ahora en el mismo departamento de la serie en que lo hacía su padre. Ya le habían puesto su nombre, Piper Maru, a un buque francés de un episodio de 1996 cuyo título es el propio nombre del mismo. Ella es el último eslabón de una cadena artística que empezó a forjarse hace ya más de dos décadas. Esperemos que las nuevas peripecias en las que se ha embarcado el equipo de The X-Files lleguen a buen puerto.