El 6 Plus es el candidato de Honor para competir en los phablets de gama alta pero, ¿es suficiente un precio bajo para competir con el resto de gigantes?La primera vez que oí hablar de Honor, la marca paralela de Huawei, fue con el Honor 3C: un smartphone de 5 pulgadas y 2 GB de memoria RAM con un precio poco mayor de 100€, compitiendo con un peso pesado en la gama media en Android como el Moto G. Desde entonces, he seguido con atención lo que la compañía china iba trayendo.

Así, he visto cómo han ido llegando smartphones como el Honor 4C y 4X, siguiendo una tendencia clara: acercarse poco a poco a la gama alta, algo lógico ya que son la zona de mayores ganancias y es el segmento de mercado más apetitoso para cualquier fabricante de smartphones. Por ello, y como de una premonición se tratara, vimos llegar smartphones como el Honor 6, un smartphone con especificaciones de gama alta a precio de gama media.

Finalmente, la apuesta de Honor por entrar en el mercado de los smartphones high-end se confirmó en los últimos días de diciembre con el Honor 6 Plus, la evolución del que fue hasta el momento su smartphone más premium y que llegaba al precio mínimo de 400€. Todo apuntaba a ser un chollo en calidad-precio superior incluso a su hermano pequeño pero, ¿es oro todo lo que reluce? Veamos.

Diseño y Materiales

Lo primero a lo que nos recuerda al ver el Honor 6 Plus es el Huawei Ascend P7, el flagship del año pasado de Huawei y que es una prueba física de la íntima relación entre ambas compañías: hablamos de un smartphone conformado por un cristal delantero y trasero junto con un borde metálico alrededor del 6 Plus, exceptuando la parte inferior gobernada por plástico.

De hecho, también se asemeja en la distribución de botones del 6 Plus, estando los botones de encendido de pantalla y volumen en el borde derecho para permitir un mejor manejo con una mano, además del puerto de auriculares y carga situados en los bordes superior e inferior, respectivamente. Si cambia ligeramente la posición de la cámara frontal con respecto al P7, pasando del lateral superior derecho de la pantalla al superior izquierdo.

En resumen, el Honor 6 Plus es prácticamente un hermano mayor del P7, y esto tiene su punto positivo y negativo: por un lado, no deja de ser un diseño atractivo y conocido para el usuario de a pie, especialmente si ya ha tenido previamente un Huawei, pero el mimificar tanto el diseño le quita la oportunidad de ganar una identidad propia, especialmente con un diseño que ya era un poco aburrido de por sí.

Pantalla

Pasamos a uno de los aspectos más positivos del Honor 6 Plus: su pantalla de 5.5 pulgadas con resolución a 1080p, la cual le confiere el status de phablet y cuya calidad es más que decente en términos de reproducción de colores, respuesta táctil o nivel de brillo máximo y mínimo, al igual que en el resto de paneles IPS, algo que tampoco es nada sorprendente.

Sin embargo, sí encontramos un par de defectos recurrentes en varios smartphones similares además del 6 Plus: por un lado las scanlines, que aunque no es un defecto en sí si es necesario ser mencionado; por otro lado, la mala calidad del panel reflectante que cubre y protege la pantalla, llenándose fácilmente de huellas. Ninguno de los dos son críticos, pero no podemos afirmar en ningún momento que sea perfecta.

Cámara

Lo primero que vemos en la cámara del Honor 6 Plus es su doble lente de 8 megapíxeles cada una, destinada a ofrecer una mejor experiencia en el enfoque. Sin embargo, tras un par de pruebas como las imágenes que vemos abajo, observamos que más allá de un efecto interesante en algunas imágenes, su utilidad no es tan grande y no consigue nada que no podamos ver en otras cámaras móviles, con una macro inferior a otros smartphones y una cámara sistemáticamente lenta, tanto en enfocar como en sacar la fotografía.

Pero más allá de este "interesante" gimmick, tenemos que juzgar la cámara de un móvil como tal, y una vez más, no vemos nada que destaque del resto de la manada: en condiciones diurnas, la cámara cumple únicamente en algunas situaciones. El poco nivel de detalle en algunas secciones de las imágenes es algo recurrente, especialmente aquellas que abarcan numerosos detalles, e incluso el ruido y la falta de nitidez está más presente de lo que debería.

En condiciones nocturnas, no vemos tampoco ninguna sorpresa: el nivel de ruido alcanza niveles muy altos, y las texturas se ven incluso más difuminadas que durante el día. Aunque el modo HDR ayuda ligeramente, no deja de ser técnicamente imposible sacar una fotografía buena en condiciones de bajas luz. Si bien es cierto que es posible sacar una buena fotografía en condiciones muy concretas, es más frecuente sacar una mala imagen.

Rendimiento

Siempre lo he dicho: que Huawei decida pasar de compañías externas y fabrique sus procesadores in-house me parece la mejor apuesta y que a la larga le puede generar beneficios, tanto económicamente como a la hora de ofrecer una buena experiencia. Pero al igual que digo esto, el hecho de que el 6 Plus utilice un Kirin 925 resta más que suma para su rendimiento final a día de hoy.

Incluso con 3 GB de memoria RAM, la multitarea laguea en ocasiones, a la hora de abrir aplicaciones pesadas como juegos o Photoshop Touch notamos un retraso que no encontramos en terminales de la competencia y las transiciones no son siempre son fluidas. Una lástima que ejemplifica a la perfección el hecho de que los números no siempre dicen todo. Esperemos que en futuras iteraciones de los procesadores de HiSilicon hayan mejoras más tangibles, especialmente en el apartado gráfico.

Software y autonomía

Si el Kirin 925 era lo negativo en el hardware del Honor 6 Plus, en el software la situación es aún peor debido a su versión de Android, siguiendo aún en 4.4 KitKat, una release de casi dos años de antigüedad. Este problema es algo conocido en terminales relacionados con Huawei, habiendo muchos con problemas para ser actualizados a Lollipop 5.0. Su capa de personalización EMUI aporta un toque adicional de distinción a lo que conocemos por Android, y aunque personalmente no soy demasiado fan, esto es algo que puede ser fácilmente sustituido por un launcher third-party.

Pasando a la batería, el panorama no mejora demasiado, y teniendo en cuenta el dato inicial de los 3600 mAh de capacidad, la decepción es mayor. Incluso tras modificar las apps que se ejecutan en segundo plano, como hicimos con el Huawei P8, llegar a las cuatro horas de pantalla encendida es prácticamente un milagro, siendo esa cifra reducida prácticamente a la mitad si dependemos por completo de una conexión de datos. En un día intenso y en el que dependas fuertemente de una conexión de datos móvil, lo más aconsejable con el Honor 6 Plus es llevar una batería adicional, algo que con un smartphone de ese tamaño supone un engorro aún mayor.

Conclusión

Gran parte del reciente éxito de Honor se basa en su relación calidad-precio, algo que ya hemos establecido al principio de este análisis. Pero cuanto te alejas del mercado baja y entras a competir con los grandes de la industria las cosas cambian, y las exigencias son mayores. ¿Qué quiero decir con esto? Que los fallos que vemos en el 6 Plus han de ser considerados de forma más estricta que cualquiera de sus hermanos de precio mucho menor.

Aunque el esfuerzo para intentar entrar en la gama alta por parte de Honor es loable y se ha de empezar por algún sitio, cuesta recomendar un terminal así debido a dos ámbitos clave: el precio, dado que supone un desembolso más que considerable, y las alternativas disponibles, especialmente en un mercado tan competitivo como el de los smartphones.

Todo esto se resume en que lo malo del Honor 6 Plus no es la autonomía, la cámara, un diseño aburrido, o la suma de todo lo anterior: es el fallo por parte de la compañía de considerar que la gama alta está exenta de críticas que no son hechas a otros de sus termianles. Está claro que el 6 Plus no va a ser lo último que vamos a ver de la compañía china, pero para su siguiente smartphone de gama alta espero poder ver una serie de mejoras que indique que Honor va por el buen camino, y sin olvidarse de la clara diferenciación que debe existir entre gama baja y alta.

Pros

  • Pantalla: Sin suda, el mejor punto del terminal.
  • Diseño: Aunque aburrido, no deja de ser un diseño bonito.

Contras

  • Rendimiento: El mismo problema de siempre en fluidez con los Huawei y Honor.
  • Batería: A pesar de su gran capacidad, le cuesta cumplir en un día más o menos duro.
  • Cámara: La doble lente es más testimonial que otra cosa, con resultados artificiales y no siempre óptimos.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.