Acabas la formación básica y el bachillerato (según las leyes de educación españolas). Es hora de tomar las riendas de tu futuro y elegir el camino que deseas tomar profesionalmente. Por ello, escoges un grado universitario afin a tus intereses. Siempre te ha gustado la tecnología, la programación y el desarrollo de hardware. Ese mundo es una de tus pasiones, así que decides entrar en él no solo como espectador, sino como un participante más. Y, para ello, te decantas finalmente por cursar un grado de ingeniería informática (desarrollo, computación o general) dentro de la universidad.

La competencia por conseguir un puesto de trabajo cada vez es mayorTe pelearás a capa y espada con asignaturas como cálculo, álgebra y estadística. Durante cuatro años -si eres afortunado- estudiarás las bases necesarias para entrar en ese mundo que tanto idolatras. Tú aspiras a ser el próximo Dennis Crowley o el sustituto de Mark Zuckerberg. Por ello te esfuerzas al máximo para obtener los mejores resultados académicos y, sobre todo, enriquecerte personalmente. Pero, querido amigo, en el mayor número de los casos eso no será suficiente.

Los cuatro años de grado universitario te proporcionan la sólida base que todo ingeniero informático debe tener. Pero el mundo en el que vivimos esta cada vez más globalizado, es exigente, y, sobre todo, más competitivo. Debido a ello, la preparación de cualquier estudiante con aspiraciones al éxito laboral debe pasar cada vez más por los estudios de postgrado.

El nivel de exigencia no ha dejado de subir en los últimos años

La necesidad de especializarte con postgrados se hace palpable en la sociedadEcha la vista atrás un par de décadas. Comprueba los requisitos mínimos para obtener cualquier trabajo. Insignificantes comparados con los actuales, ¿verdad? Ahora haz lo mismo acercándote a la actualidad. El nivel de exigencia, casi con total seguridad, ha aumentado. Todos los empleos comenzaron a requerir más formación previa, en especial en el mundo de las TIC, por lo que solo aquellos con ese curriculum tendrían un puesto de trabajo asegurado.

Por ello debes contar con una carta de valor. Algo diferenciador que te permita destacar entre todos los candidatos a ese empleo. Algo que llame la atención del jefe de recursos humanos. Algunos estudios de postgrado orientados hacia alguna de las tendencias que más crecimiento están experimentado en el mercado en los últimos años, como por ejemplo:

  • Big Data. Un término muy utilizado en los últimos años. Se trata de recolectar todos los datos que nos rodean y operar en función a ellos. De forma contextual e invisible. Es la tecnología detrás de productos como Google Now o Cortana. Dentro del Big Data nos encontramos con variantes como el data analytics o data visualization a través de los cuales podremos descubrir patrones ocultos, correlaciones desconocidas y otra información útil que poder representar.

  • Ciberseguridad. La vida real está volcada en Internet. Desde los bancos hasta las identidades personales. Por lo tanto, es posible causar más daño mediante ataques informáticos que mediante una guerra convencional. Así pues, un especialista en la protección de esos datos podría ganar muchos puntos frente al resto.

  • Realidad virtual. Está siendo una de las grandes revoluciones en el mercado actual, cada vez más marcas como Samsung, Sony, Microsoft, están fabricando dispositivos de realidad virtual, y se toma esta tecnología, como una de las bases para los productos en pocos años. Como cualquier otro mercado emergente, especializarse en ello en una etapa temprana te asegura el éxito en el futuro.

  • Cloud Computing. Es una de las tendencias actuales y, con total seguridad, lo será en el futuro. Llevar la computación a la nube es un paso lógico y cada vez más extendido. Especializarse en ello mediante estudios de postgrado puede ser una decisión muy sabia.

Las cifras demuestran el cambio

La conveniencia de realizar estudios de postgrado no solo se basa en opiniones subjetivas. También está apoyada por diversos estudios independientes, los cuales arrojan cifras como estas:

  • El 30% de los estudiantes universitarios se plantean realizar estudios de postgrado. Lo que demuestra el interés creciente en este tipo de formación extra. Además, en muchos grados, la formación de postgrado es esencial para el desempeño de la profesión.

  • Poseen menos paro que el resto de la población. Concretamente, el grupo de titulados universitarios que cuentan con estudios de postgrado en su haber, ve su tasa de paro reducida a un tercio respecto al total de la población activa.

  • Los periodos de desempleo son menores. En el hipotético caso de caer en el desempleo, aquellos que poseen un master pasan menos tiempo en esa situación. De los desempleados que cuentan con un estudio de postgrado, el 43% lleva más de seis meses sin cotizar. Esta cifra es menor que el 55% de los que solo cuentan con estudios universitarios y que el 63% de la población activa.

  • Cuentan con mejores salarios. En sus primeros años de carrera profesional (entre los 24 y los 30 años), aquellos que hayan cursado estudios de postgrado pueden llegar fácilmente a conseguir entre 20.000 y 30.000 euros anuales. Esta cifra y, sobre todo, la diferencia respecto a los que solo cuentan con una titulación universitaria, se incrementa aun más con el paso de los años.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.