Que los servicios de comunicación corporativa están más de moda que nunca no es ninguna sorpresa. El auge de HipChat y el trono que se ha ganado Slack dan buena cuenta de ello. Ahora muchas compañías están buscando sus propios servicio, y sin saber muy bien las intenciones, Dropbox ha sido la última que se ha apuntado a esta nueva moda: Dropbox compra Clementine según han confirmado ambas compañías.

Lanzada en septiembre 2014, Clementine era una servicio que venía a reinventar la mensajería, voz y conferencias, muy enfocada al sector IT y al entorno corporativo, con uno datos más o menos interesantes en cuota según la propia compañía. La compra de Clementine por parte de Dropbox supondrá el cierre inmediato del servicio, aunque algunas de sus funciones permanecerán activas para los usuarios actuales hasta el 31 de agosto, además de confirmar que darán todo el soporte posible para los usuarios que quieran migrar el servicio.

Dropbox está enfocándose al mercado empresarial con más o menos acierto, y lo cierto es que esta compra de Clementine le convierte en una de las alternativas más interesantes ahora que casi tienen disponibles todos los servicios que suelen demandar el mercado corporativo.