Uno de los auriculares más populares se ha hecho inalámbrico, conservando todas sus virtudes.... y defectos. Todo el mundo quiere auriculares Bluetooth. Incluso yo, tras renegar años y años de ellos por su sobreprecio frente a sus homónimos con cable y el miedo a que el sonido fuera peor al tener que incluir en DAC dentro.

Con el paso del tiempo he cambiado de idea y los buenos auriculares Bluetooth son fantásticos por la comodidad extra que aportan sin comprometer la calidad del sonido. No hay demasiadas alternativas todavía de gama alta. Por eso, que unos de los auriculares más famosos que existen, los Bower & Wilkins P5, se presentasen con conexión Bluetooth es una gran noticia.

Los auriculares Bluetooth permiten moverte varios metros sin arrastrar el reproductor contigo, no tener un cable incómodo contigo e, incluso, evitar el ruido microfónico que se produce cuando el cable choca en nuestra ropa cuando corremos o andamos.

Con más de 17 horas de batería y controles fácilmente accesibles en el driver derecho, los Bower & Wilkins P5 Wireless parecían la mejor opción para tener unos auriculares con un buen diseño, cómodos, portátiles y con un sonido de calidad.

Para auriculares de este tipo es fundamental que tengan un buen diseño y ser cómodos ya que van a ser llevados contigo en viajes, en el metro, en la calle. Es importante que un producto de este precio logre hacerte feliz por dentro y por fuera.

¿Son los Bower & Wilkins P5 Wireless la mejor opción portátil, inalámbrica y de calidad?

Diseño, materiales y confort

El aspecto de los auriculares su diseño y materiales, dentro de los auriculares On Ear portátiles, son excelentes. No he probado nada igual. Sentirás una agradable sensación al sostenerlos por primera vez en tus manos.

Empezamos por el packaging: sobrio, elegante, sin una decoración excesiva y con un cuidado por el detalle digno de mención. Encontramos los auriculares, una fantástica bolsa de transporte y un cable para cuando no queremos usarlos, o no podemos, de forma inalámbrica a través de su conexión Bluetooth.

La bolsa acolchada se cierra magnéticamente y tiene un tejido excelente. Es casi un accesorio de moda y un detalle brillante al ser incluida con los auriculares. Las bolsas y accesorios de la competencia parecen hechos para guardar herramientas y no auriculares de alta gama si las comparamos con esta incluida en los Bower & Wilkins P5 Wireless.

Los P5 Wireless son el perfecto ejemplo de algo bello creado a través de un diseño funcional y honesto: cada componente tiene una función, un propósito y tienen un razonamiento y un porqué. Para implementar el excelente diseño se han usado componentes de una altísima calidad.

No son auriculares de moda, pero tampoco utilitarios: están en la intersección perfecta entre utilidad, belleza, elegancia y calidad.

Me gusta el sentido estético de Bower & Wilkins: es único junto a Bang & Olufsen, Grado y algunas pocas marcas más. Tienen algo especial distintivo y reconocible fácilmente, su diseño crea marca y es una promesa para el consumidor. No son ni modernos ni de estética retro, tienen un estilo propio sin tener una apariencia demasiado agresiva.

Vestidos son muy estéticos, elegantes y sobrios. Llaman la atención por su belleza, no por su estridencia. Son muy compactos y ligeros, por lo que creía que iban a ser mis auriculares preferidos on the go.

Las almohadillas están hechas de un material sublime y se pueden reemplazar fácilmente, ya que tienen una sujeción magnética. Al ser On Ear, y gracias a su diseño, el aislamiento es muy bueno pese a que no aprieten en exceso comparado a las mayoría de alternativas de la competencia (los Beats aprietan muchísimo más, por ejemplo).

El problema es que no son cómodos, para mí nada cómodos. Puede ser algo personal, ya que siempre me he decantado por auriculares circumaurales, es decir rodean la oreja y la cubren sin apoyarse en ella. Las almohadillas de los B&W P5 Wireless son planas y, aunque el material y el acolchado son maravillosos, nunca se me llegaron a hacer cómodos. Son fáciles de poner, pero no cómodos para llevarlos puestos durante horas. Si tienes gafas el problema será mucho mayor.

Sonido

El excelente diseño de los auriculares comenzaba a tener un pero: no eran cómodos para mí, puede que para ti sí, pero nunca llevo auriculares On Ear. Esperaba que el sonido me hiciera olvidar ese pequeño fallo en mi idilio con los B&W P5 Wireless.

No fue así. El sonido dista mucho de lo que he probado de otros auriculares de marcas reputadas y referentes en el mundo del sonido como AKG, Audio-Technica o Shure. Es un sonido mucho menos analítico, más musical y, seguramente, del agrado de la mayoría de aficionados a la música casuales, no entusiastas de los auriculares y altavoces.

Su sonido no puede ser considerado de referencia, ni siquiera bueno para la gama de precios en la que compiten. Pero o pretenden serlo, no están diseñados para escuchas analíticas o para snobs del sonido.

Los medios y subgraves son demasiado protagonistas para mi gusto. Son auriculares con un sonido cálido y meloso. Los agudos tienen muy poca presencia, por lo que se pierde espaciosidad sonora. Entiendo que se hayan diseñado así para que los oídos sensibles no se fatiguen debido a las altas frecuencias, pero hubiese preferido un sonido más neutral.

El diseño del driver y de las almohadillas me dan la sensación de escuchar dos altavoces estéreo y no unos auriculares, algo que puede ser considerado como bueno, pero se pierde muchísimo impacto en los graves que no bajan lo suficiente comparado a auriculares de la competencia cerrados de estudio como mis ATH-M50.

Además siento que falta detalle. Para Jazz, Rock, Pop etc. serán unos buenos auriculares si no eres un purista del sonido, es decir, no suenan mal ni mucho menos, sólo siento que podrían sonar bastante mejor. El sonido es subjetivo, tal vez el sonido cálido y meloso sea lo que busques y no te importe la fidelidad en el audio.

No son malos auriculares en ningún aspecto, pero para los entusiastas del sonido creo que su calidad no acompaña a un diseño y materiales maravillosos.

Conclusión

Los Bower & Wilkins P5 son unos auriculares muy populares por su diseño, materiales, comodidad y sonido, pero me han decepcionado pese a su fantástico diseño, materiales y cariño en los detalles. Sigo sin ser un adepto del diseño On Ear y el sonido tan coloreado.

Mi experiencia es agridulce. La gran comodidad que ofrecían en teoría unos auriculares Bluetooth se iba esfumando cada vez que me reajustaba las almohadillas en mi oreja y que, canción tras canción, su sonido no me acabara de convencer.

Es difícil valorar estos auriculares, siento que los defectos que yo encuentro podrían ser invisibles para otros. Pero cuento mi experiencia y criterio. Los B&W P5 Wireless entran por los ojos, pero no los pude disfrutar con lo que de verdad importa: los oídos.

Pros

  • Diseño honesto y materiales de altísima calidad. Son muy compactos y muy ligeros. * Aíslan muy bien del sonido exterior.

Contras

  • * Se posan sobre la oreja, son On
  • Ear, por lo que te podrán resultar incómodos. Muy incómodos si llevas gafas. * El sonido está lejos de ser una referencia en el mundo de los auriculares.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.