Imagínate, entras a ver tu vídeo favorito de YouTube y, de pronto, de un día para otro, te salta el bloqueo regional y ya no puedes volver a ver ese oso panda tan mono que come bambú. Compras ese Blu-ray o DVD en Amazon... y cuando llegas a casa no puedes reproducir porque es de otra región. ¿Un fastidio, verdad? Ahora imaginemos eso llevado al extremo, pero sumando, además, la imposibilidad de que puedas comprar, directamente, una consola.

La gestión de derechos de propiedad intelectual genera en muchas ocasiones casos totalmente dementes, como no poder reproducir contenido en el mismo país en que se ha producido. Pero parece que poco a poco, la libertad de mercado va ganando más adeptos y va allanando el camino hacía un mundo sin bloqueos regionales.

La mayoría de contenidos siguen limitados a sus regiones de venta Xbox eliminó totalmente el bloqueo regional, permitiendo además comprar contenido en cualquier de las tiendas regionales de los países en los que opera. PlayStation 4 no incluye bloqueo regional para el formato físico, pero sigue limitando el contenido que podemos comprar al país en el que esté registrado nuestra cuenta. Nintendo por otro lado está pensado en el eliminar el bloqueo regional de consolas de éxito como su DS y ha dado herramienta para ellos. Pasos, todos, a favor del usuario y de la libertad de elección del contenido y del mercado.

Pero de todo, quizás la noticia de la semana para los videojuegos que va a suponer un cambio en la balanza de juego, es la entrada al mercado de 1,357 millones de personas con el levantamiento de la prohibición de la venta de consolas en la región que llevaba vigente desde el año 2000. Pensémoslo bien, pues hasta que se ha levantado el bloqueo, ninguna compañía, quitando un par de excepciones en PC había podido vender consolas y videojuegos, llevando el bloqueo hasta el siguiente nivel.

Cualquiera que haya seguido un poco de cerca la aventura y posterior éxito de Apple en su entrada en el mercado chino sabrá que es una buena noticia para todas las regiones, pues los factores socio-culturales y de consumo de Gran China (China, Hong Kong, Macao y Taiwan) no tienen nada que ver con el de los principales mercados occidentales, pero en la mayoría de ocasiones los consumidores occidentales salimos beneficiados.

Con este movimiento, y con un mundo globalizado en el que ya se puede vender en cualquier mercado los videojuegos no pueden seguir anclados a los bloqueos regionales. El hecho de que puedas comprar un producto en cualquier parte del mundo pero no reproducir contenido en él empieza a ser tan irónico como preocupante.

El negocio de los videojuegos tiene una historia en la que se toma mucho tiempo localizar títulos, además de que hay que lidiar con problemas de mercadotecnia en cada país y juegos que cuentan con contenido licenciado que no aplica de manera global. Dicho eso, el bloqueo regional existe debido a circunstancias del lado de los vendedores en lugar del de los consumidores. En la historia de las consolas de videojuegos, esa es la situación actual.” - Iwata.

Entiendo las razones de la existencia de bloqueos regionales y de limitación de contenidos. Entiendo que tanto los titulares como los derechos que proteger sus creaciones limitándolas a aquellos lugares en los que existan titulares dispuestos a pagar por ellos, que se recuperen los costes de localización, de marketing y de producción en los países del lanzamiento, la volatilidad de los mercados, y los tipos de cambio que generan desigualdades en le precio final. Pero en pleno 2015, y en palabras del ya eterno Iwata:

En cuanto a lo que debemos hacer en el futuro, si el desbloqueo es beneficioso para los clientes, también lo será para nosotros. Pero antes de llevar a cabo el desbloqueo debemos resolver algunos problemas. No puedo afirmar si tenemos la intención o no de desbloquear la región, pero nos damos cuenta de que es algo que tenemos que tener en cuenta para el futuro.

Que la desaparición del bloqueo de los contenidos por región es el futuro es lo que nos lleva a esta situación. Debería ser el presente, y lo más importante, en pleno 2015 no deberíamos estar hablando de esto. De las exclusividades temporales, ya hablaremos más adelante.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.