El mundo de la animación japonesa es tan extenso y variado que suelo decir que hay un anime adecuado para cada persona, según sus gustos e intereses. No es de extrañar que haya un gran número de series inspiradas en el mundillo de los videojuegos y que, si dedicas tus horas de esparcimiento frente a una pantalla encarnando a algún héroe en el mundo virtual, estoy segura disfrutarás estos animes; pues podrás identificarte y revivir esos momentos de tensión, extrema felicidad y frustración que experimentas con los videojuegos. La lista es larga, pero he escogido estos anime para gamers que deberías ver basándome en su fecha de estreno, así que si conocen alguno que pueda ir en esta lista, no duden en sugerirlo en los comentarios. Cabe destacar que casi todos se encuentran disponibles en Crunchyroll.

Sword Art Online


Comenzó como una serie de novelas ligeras, pero actualmente cuenta con adaptaciones al manga y al anime y hasta un videojuego para el PSP Vita. La historia comienza en el año 2022, época en la que cuentan con dispositivos de juego de realidad virtual en el que los avatares pueden ser controlados con ayuda de un casco llamado NerveGear, que estimula los cinco sentidos y te hace sentir dentro del juego (¡el sueño de todo gamer!).

En ese momento estrenan un juego de rol multiplayer masivo llamado Sword Art Online, que tiene mucho éxito. Todo va bien dentro del mundo virtual, hasta que el creador del videojuego aparece e informa a los jugadores que no podrán salir del juego hasta haber alcanzado el nivel 100 y que si mueren en el juego, también lo harán en el mundo real. A partir de aquí comienzan a desarrollarse los diferentes arcos dramáticos de la historia, de la mano con los dos personajes principales: Kirito y Asuna. Más allá de la tensión que podemos enfrentar al imaginar lo que sería estar encerrados dentro de un videojuego, con la posibilidad real de la muerte, Sword Art Online plantea la diatriba entre el equilibrio del mundo virtual y el real, la necesidad de la cooperación y la trascendencia de los lazos de amistad y amor creados en los videojuegos.

Log Horizon


La premisa de Log Horizon es muy similar a la de Sword Art Online, en la medida en que ambos se desarrollan en un juego de realidad virtual tipo MMORPG, aunque tienen sus diferencias. La historia comienza cuando el juego Elder Tale, que ya tiene 20 años de existencia y ha sido un éxito a nivel mundial, estrena una expansión llamada Novasphere Pioneers y los 30.000 japoneses que estaban conectados en el momento de la actualización son transportados al juego virtual.

En este mundo se desarrollan las vicisitudes de Shiroe y sus amigos, quienes forman un grupo para hacerle frente a las oportunidades que les brinda esta nueva realidad. Esta serie es de mis favoritas, pues hace mucho énfasis en las diversas clases de los jugadores y la importancia que tienen los guilds y gremios, la estructura que debe tener un party y el rol de cada clase, ademas de las estrategias que deben usar para tener éxito, casi como un manual para jugar. Si juegan un MMORPG como World of Warcraft, disfrutarán mucho de Log Horizon.

No Game no Life


Adaptada al anime en el 2014, No Game No Life cuenta la historia de dos hermanos gamers que dedican su vida sólo a jugar videojuegos (hikikomori, como se les conoce en japonés). Sora y Shiro son leyendas dentro del mundo gamer, pero en la vida real no tienen tanto éxito, pues les parece una pérdida de tiempo.

Un día reciben un misterioso correo electrónico en el que les desafían a un juego de ajedréz bastante complicado pero que logran ganar. Luego de esto, son transportados a un mundo misterioso llamado Disboard, con 16 clases en las que los humanos no pueden usar la magia. Este mundo es particular, pues todo, absolutamente todo se resuelve a través del juego. Los hermanos comenzarán sus aventuras, intentando recuperar el control de ese mundo. No game No Life es muy interesante, pues enseña la importancia de la lógica y el raciocinio en un mundo completamente gamificado.

Accel World


El autor de Accel World es el mismo de Sword Art Online, por lo que no es de extrañar encontrar cierto paralelismo entre ambas series, e incluso guiños como la mención del NerveGear. La historia de esta serie ocurre veinte años después de SAO, en el año 2046. Hay una nueva tecología llamda Neuro-sincronización, en la que los jugadores pueden usar sus cinco sentidos en un entorno de realidad aumentada, conectarse a la red y acceder a mundos virtuales.

El protagonista es Haru, un chico gordito víctima del bullying y con baja autoestima pero que resulta ser el jugador más ágil y rápido de la escuela. Un día le ofrecen un programa secreto llamado Brain Burst, que le permite manipular la realidad, acelerándola. A partir de este punto, se desarrolla la relación entre Haru y Kuroyukihime, la chica más popular de la escuela. Accel World tiene una estética increíble y plantea al televidente dilemas morales, superación personal y el valor de la amistad, además de tocar el punto de las habilidades y herramientas que pueden adquirirse con los videojuegos.

Gatchaman Crowds


A simple vista, Gatchaman Crowds es una serie más de personas comunes y corrientes que se transforman en héroes, pero es casi a mediados de la temporada en la que comienza a ponerse interesante para los gamers. La trama de Gatchaman transcurre en el año 2015, en la ciudad de Tachikawa, que está protegida por los Gatchaman, guerreros que pelean contra los alienígenas que vienen a destruir la tierra. Todo comienza cuando Hajime, una alegre e inocente jovencita, se integra al equipo de Gatchaman y trastoca con su excéntrica personalidad la estructura de la organización. Como les mencioné, a mediados de la primera temporada ocurre un hecho que nos plantea la gamificación como herramienta para mejorar el mundo.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.