El alzheimer es un trastorno que va más allá de las estadísticas, convirtiéndose en una de las enfermedades neurodegenerativas más difíciles y duras de afrontar. Según datos del IMSERSO, más de seis millones de pacientes en España están diagnosticados con este síndrome, descrito por primera vez en 1901 por Alois Alzhéimer.

La comunidad científica no ha logrado descifrar todavía las causas del alzheimer. Lo que sí sabemos es que proteínas en forma de placas y ovillos se comienzan a acumular de forma vertiginosa dentro de las neuronas, provocando la degeneración y muerte de estas células del sistema nervioso. El proceso molecular es el responsable de uno de los síntomas más conocidos de esta enfermedad neurodegenerativa: la pérdida de memoria.

Una carrera contra el tiempo

Decía Mario Benedetti que "el olvido está lleno de memoria". No ocurre así en los pacientes diagnosticados con el mal de Alzhéimer, en los que el avance progresivo de la enfermedad rompe en pedazos sus recuerdos, olvidándose primero de sus familiares y amigos, y finalmente, borrando incluso quienes eran. En los últimos años, la ciencia ha logrado identificar algunos factores genéticos de riesgo, como la apolipoproteína E. Sin embargo, todavía no hemos conseguido un tratamiento que logre curar el alzheimer.Todavía no existe una cura contra el mal de Alzheimer

Según recoge la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, las terapias actuales contra el alzheimer consisten en tratamientos que disminuyen algunos síntomas que presentan los pacientes (como los problemas de sueño, los cambios de comportamiento, la confusión o la pérdida de juicio), pero en ningún caso curan la enfermedad.

Un nuevo estudio, difundido por la revista Nature, abre una nueva esperanza para las personas afectadas y sus allegados. Los ensayos clínicos de dos fármacos, el solanezumab (Eli Lilly) y el aducanumab (Biogen), en pacientes con casos moderados de alzheimer, han mostrado resultados positivos. Las conclusiones han sido presentadas en la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer, que se celebra esta semana en Washington.

Alzheimer
Triff | Shutterstock

La multinacional Eli Lilly ha dado a conocer ahora un estudio en el que participaban 440 personas afectadas por el mal de alzheimer. La administración temprana del medicamento solanezumab en casos moderados frenaba la progresión del alzheimer en un 30%. Los pacientes que recibieron el tratamiento sufrieron un deterioro cognitivo similar a las personas del grupo placebo, sólo que experimentaron esos síntomas medio año más tarde. En el caso del fármaco de Biogen, se observó una reducción de la formación de placas amiloides en 23 pacientes, aunque los datos aportados no demostraron mayores beneficios clínicos.Los fármacos estudiados podrían servir como tratamiento temprano para frenar el alzheimer

Según las dos compañías farmacéuticas, los anticuerpos monoclonales en los que se basan las terapias experimentales podrían frenar la progresión de una de las enfermedades más temidas. Deberemos esperar dieciocho meses más, sin embargo, hasta que se complete el ensayo clínico en fase III de ambos medicamentos. Las conclusiones de esos nuevos estudios permitirán confirmar si estos fármacos cumplen o no sus promesas.

Los resultados de los ensayos clínicos presentados, por tanto, deben recibirse con optimismo, pero siempre teniendo en cuenta que serán necesarios más estudios para demostrarlos. Los dos anticuerpos monoclonales necesitarán más tiempo para ser autorizados y poder llegar a la práctica clínica, pero de momento parecen ser beneficiosos como tratamiento temprano para reducir la progresión del alzheimer en los casos moderados.

👇 Más en Hipertextual