WhatsApp ha sido clasificada como una de las peores empresas a la hora de proteger la privacidad de sus usuarios según la Electronic Frontier Foundation (EFF), uno de los mayores defensores de los derechos de libertad de expresión en el contexto de la era digital.

Según el informe anual de la EFF “Who has your back protecting your data from government requests” (¿Quién te apoya a la hora de proteger tus datos de los gobiernos?) en que analizan las prácticas de las 24 empresas más influyentes en el sector, WhatsApp carece de las políticas más básicas para mantener los datos de sus usuarios privados, es incapaz de informar a quienes usan el servicio cuando un país está interesado en las conversaciones y parece no tener problemas en entregar dichas conversaciones.

La EFF ha explicado que, considerando que este es el primer año que incluyen a WhatsApp en el informe, les dieron un año para prepararse y para que se adopten algunas medidas muy básicas para proteger a sus usuarios. WhatsApp no ha implementado ninguna de ellas. De hecho, la única acción positiva viene por parte de Facebook, que los compró en febrero de 2014 y obliga a WhatsApp a oponerse a la instalación de backdoors por medio de los cuales gobiernos puedan espiar a usuarios sin su conocimiento.

Los mayores problemas de WhatsApp según el informe:

  1. No requieren una orden judicial para entregar contenidos (conversaciones, fotos, audio, videos) de sus usuarios a autoridades.
  2. No tienen publicado un reporte de transparencia o una guía explicando como reaccionan ante exigencias gubernamentales de contenidos o datos de sus usuarios.
  3. No informan a usuarios si un gobierno demanda sus datos en el servicio, por lo tanto nunca vas a saber si WhatsApp ha entregado tus datos a un tercero.
  4. No sabemos cuánto tiempo y qué datos son retenidos se supone que WhatsApp no guarda conversaciones, fotos, audio o videos, pero no es claro si los retienen de alguna forma o no, tampoco es claro si deciden retener otros datos como tu dirección IP o cuánto tiempo tarda el contenido borrado en desaparecer por completo.

En definitiva: es una irresponsabilidad bastante grande el circular documentos mínimamente sensibles por medio del servicio. Es una irresponsabilidad usarla para trabajo, es una irresponsabilidad que un político la use y es una irresponsabilidad usarla si quieres tener una conversación que no quieres que lea un tercero. No es la primera vez que lo advertimos, ni la segunda, ni la tercera.

En un contexto laboral recomendamos usar Slack. Para uso privado y personal, te recomendamos algunas alternativas a WhatsApp.