El sistema SmartDeviceLink creado por Ford, es decir, la versión de código abierto de Ford AppLink, está siendo estudiada por Toyota para su futura integración en los modelos que presenten en los próximos años gracias a su potente integración de Smartphone con el tablero de instrumentos, las pantallas del coche y los sistemas de reconocimiento de voz.

En los vehículos Ford equipados con SYNC, SmartDeviceLink sirve como interfaz para los programadores de cara a adaptar las aplicaciones más conocidas al uso en un coche. Aplicaciones como Spotify, Glympse o Pandora, entre otros, tienen vida fuera del smartphone y uno de esos lugares es el coche. Pero además SmartDeviceLink facilita la creación de apps específicas para el coche como la ubicación de gasolineras, aparcamientos...

El protocolo SmartDeviceLink nace como un futuro estándar para el control de aplicaciones instaladas en nuestro smartphone por parte del coche.

El software SmartDeviceLink permite a estas aplicaciones el acceso a algunos controles del ordenador de abordo, es decir, podemos ver la información de las canciones de Spotify en el cuadro de instrumentos. De esta forma el usuario siente que Spotify, por ejemplo, está dentro del coche, la maneja con los mandos del coche pero fundamentalmente con el control por voz, uno de los pilares en los que se sustenta esta tecnología creada por Ford y ofrecida al resto de fabricantes.

SmartDeviceLink ya está disponible en más de cinco millones de vehículos Ford en casi todo el mundo (Europa, Asia y América y este año los clientes de Taiwan, Nueva Zelanda y Tailandia también podrán disfrutarlo en los coches compatibles. Además, desde principios de este año Ford también ha contribuido a que los proveedores de aplicaciones de navegación mejoren la experiencia de usuario de sus apps para fomentar su uso y atraer a este cliente que demanda tecnología fácil, sencilla y para toda la familia.

SmartDeviceLink

La adopción de SmartDeviceLink por parte de otros fabricantes y proveedores fomenta el crecimiento de la comunidad de desarrolladores de aplicaciones compatibles con esta tecnología, una acción que beneficia directamente al usuario al tener la posibilidad de usar su smartphone en diferentes coches, como por ejemplo el de tu hermano, amigo o pareja, y no perder la compatibilidad por no ser un Ford.