Como no podía ser de otra manera tratándose del segundo idioma más hablado del mundo, como lengua materna y en el cómputo global si tenemos en cuenta también a la cantidad de personas que lo aprenden fuera de sus fronteras “naturales”, el español o castellano genera un gran impacto en las tecnologías de la información y la comunicación; y las previsiones nos indican que ese impacto será cada vez mayor conforme pasen los años, hecho que deberá ser tenido en cuenta por los actores económicos.

El español en el mundo

En la actualidad, 470 millones de personas comparten el español como lengua materna, y esta impresionante cifra se amplía hasta la friolera de los 548 millones de hablantes contando con aquellos que lo han elegido para cursar estudios de una lengua extranjera, unos 50 millones de personas solo en Estados Unidos.

En 22 países es el idioma oficial, y en otros 8 territorios, el español lo habla más del 10% de la población: en Aruba, las islas Bahamas, Caimán, Malvinas, Vírgenes, Turcas y Caicos, Gibraltar y la Ciudad del Vaticano.En 2050, Estados Unidos será el país con más hispanohablantes del mundo

La mayoría de hispanohablantes, por supuesto, se concentra en España y América Latina, pero su tendencia a expandirse por Estados Unidos es tan manifiesta e importante que, debido a la inmigración, se calcula que en 2050 será el país con mayor número de ellos del planeta. Más de 54 millones de hispanos había allí en 2013, cerca de un 17% del total poblacional, y en 18 de sus estados se concentra más del 85% de los castellanoparlantes estadounidenses: por ejemplo, el 46,3% de los habitantes de Nuevo México eran hispanos en el mismo 2013; en California y en Texas, el 37,6%; y en Arizona, el 30,6%; y resulta de lo más lógico pensar que hoy, 5 años después, dichos porcentajes serán superiores. Además, desde el Pew Research Center nos dicen que aproximadamente el 76% de los indocumentados de Estados Unidos son hispanos, unos 9 millones.

Según los pronósticos, en tres o cuatro generaciones, el 10% de la población mundial entenderá el español sin problemas.

El español en las tecnologías de la comunicación

tic en español
Fundación Telefónica

Pese a que en el mundo es la segunda lengua más utilizada, el español se encuentra en el tercer puesto de internet, por detrás del inglés y del chino mandarín: un 7,8% de los internautas se comunica en este idioma. Pero teniendo en cuenta que, durante la pasada década, el aumento de su uso fue del 807,4% frente al 301,4% del inglés, y que la implantación de las nuevas tecnologías es aún inferior en Latinoamérica que en los países angloparlantes, el potencial de uso del español en internet es incluso mayor.

Sin embargo, en las redes sociales, el español sí ocupa el segundo puesto como idioma más utilizado, con 142 millones de usuarios en Facebook, mientras que en Twitter, si bien es el segundo idioma más manejado, ocupa la Un 7,8% de los internautas se comunica en español, el tercer idioma más usado de la red
tercera posición en el número de tuits enviados cada día.

En cuanto al tráfico de datos móviles, el español sigue al inglés con una cuota del 20% en Android y un 13% en iOS, empatado con el francés. Con estos datos, según el último informe acerca de la sociedad de la información elaborado por la Fundación Telefónica, “es evidente que la apuesta de los desarrolladores de aplicaciones por el español debe ser una tendencia clara para el futuro con capacidad de generar gran cantidad de puestos de trabajo”.

En la actualidad, el 11,3% de las alusiones a empresas en internet son en español, y considerando los extraordinarios porcentajes en el aumento de su uso en internet, así como la paulatina expansión de las tecnologías de la comunicación en América Latina, y puesto que se prevé que, en 2030, el 7,5% de los hablantes del mundo se expresará en español, el empleo de nuestro idioma se acrecentará sobremanera. Así, será posible que compita, quizá en igualdad de condiciones, con el rey del mambo, que es indiscutiblemente el inglés, y con el de mayor número de hablantes, o sea, el chino mandarín; y su potencial económico para el desarrollo de las tecnologías de la comunicación, a la luz de estos datos, resulta indiscutible.