La familia Hughes con el investigador Baptiste en el lugar de los hechos

Este domingo 14 de junio se estrena en Movistar Series, The Missing: la obra británica cuya primera temporada compuesta por ocho capítulos ha conseguido dos nominaciones en la pasada edición de los Globos de Oro a la mejor miniserie.

La sensación de angustia se hace muy presente en este primer capítuloEl primer capítulo de la obra es trepidante, tenso y mantiene un nivel de inquietud alto desde el principio hasta el final. A modo de flashback nos presenta a los personajes principales en torno gira la serie, la británica familia Hughes durante una de sus vacaciones por el norte de Francia.

Los Hughes, Tony y Emily, los padres del pequeño Oliver de cinco años son una familia muy unida por el amor, disfrutan del poco tiempo que tienen todos para pasar juntos con su hijo. Todo parece perfecto hasta que pierden la pista de su hijo en simple despiste, como el que podríamos tener cualquier de nosotros. ¿Nunca habéis sentido esa sensación al perder el rastro de vuestro hijo en un centro comercial o parque? Pues esa sensación está bien presente en este primer capítulo, y muy bien recreada por los personajes. Pasan los minutos y sentimos cómo el hijo de la familia está cada vez más lejos de ser encontrado y las posibilidades de que sea solo un susto comienzan a desvanecerse.

Tony junto al inspector Julien Baptiste en la búsqueda de su hijo

Rápidamente la policía francesa del pequeño pueblo donde desaparece el niño abre una investigación, se pone a trabajar en un posible caso de secuestro, buscan por todos las cercanías del pueblo y rastrean palmo a palmo cada cada lugar para encontrar alguna pista que les de razones para pensar que el niño sigue con vida. En posteriores capítulos se abrirán nuevas ramas en la trama que afectan directamente a uno de los miembros de la brigada, aunque por el momento se desconocen los motivos.

Será la llegada de uno de los mejores detectives de toda Francia, Julien Baptiste -Tcheky Karyo, El Patriota-, el que marcará un punto de inflexión en la trama convirtiéndose en uno de los personajes principales. Ayudará en todo lo posible a unos padres desolados tras la pérdida de su hijo. La visita de varios familiares de los Hughes pone encima de la mesa otra intrigante teoría que espero se desarrolle en siguientes episodios con respecto al trabajo que empeñaba años antes Tony junto al padre de Emily.

El investigador Julien Baptiste volverá a reabrir el caso para cumplir con su deber de encontrar al niñoSin dar más información sobre la historia de la desaparición, o cómo se cerró el caso, la serie vuelve al presente, ocho años después del suceso. Tony, es un hombre atormentado por la desaparición de su hijo, se encuentra solo, abocado a la bebida y lucha sin darse por vencido para encontrar a su hijo. Tras creer encontrar varias pistas sobre él, la gente del pueblo ya está cansada del suceso, quieren olvidarlo y limpiar la imagen del pequeño pueblo donde todo sucedió. Una nueva pista llamará también la atención de Julien, quién a pesar de estar ya retirado volverá al pueblo para iniciar una investigación sin el apoyo de la policía y así saberse de haber cumplido con su obligación de encontrar al niño años atrás.

Tony durante la búsqueda de su hijo en la actualidad

Juntos, el detective francés y el desesperado padre comenzarán a atar cabos y encontrarán algo que ninguno de los dos esperaba hallar, esperanza, esperanza de volver a ver con vida a Oliver. La búsqueda no ha hecho nada más que empezar y promete ser muy realista e interesante.

Las ganas de ver cómo avanza la serie son bastante grandes tras el final de este primer capitulo tan adictivo como agobiante, sinceramente ha sido el estreno de serie que más me ha gustado de los últimos años, y la velocidad sin saltarse partes importantes de la historia con la que aparentan avanzar los capítulos es de agradecer. Así pues no nos queda otra que esperar al domingo y seguirlo a través de Movistar Series tanto en versión doblada como original subtitulada en inglés y castellano mientras la BBC prepara una segunda temporada en la que esperemos ya ver a Oliver con vida.