Con los sistemas de información y entretenimiento integrado en los vehículos ha pasado algo similar a lo que le ha ocurrido a la domótica en los últimos años. Se ha pasado de soluciones complejas que requerían de hardware y software propio e instalaciones sólo posibles si eran hechas a través de profesionales, a algo mucho más sencillo: el smartphone como centro de todo y hardware listo para conectarse de forma inalámbrica y simple de cara al usuario. Al final, todos tenemos uno en el bolsillo, no hay demasiados sistemas operativos, sino muy pocos y soportados por corporaciones enormes, así que el desarrollo se hace mucho más sencillo.

Días atrás estuvimos probando de primera mano la unión de motor + tecnología + conectividad con SEAT, fabricante que ha escogido a Samsung para introducir toda la tecnología móvil y conectividad en sus coches. El caso recién presentado, el del SEAT Ibiza 2015. La pregunta es cómo funciona la mezcla, en los dos sentidos: mecánica y desempeño.

De MirrorLink a Full Link y SEAT DriveApp

De MirrorLink hemos hablado unas cuantas veces. Es un estándar que conecta smartphones con las pantallas de las consolas de comandos de los coches, compatible con multitud de fabricantes y sistemas operativos que lo quieran implementar.

FullLink es la aplicación desarrollada por Samsung para SEAT que utiliza ese estándar. Refleja los elementos que tenemos en nuestro smartphone en la pantalla del coche (la cual también es compatible con Android Auto y Apple CarPlay).

En esa pantalla podemos tener un acceso rápido a funciones como…

  • Control de la música que suena en el coche desde nuestro smartphone.
  • Llamar a contactos y responder llamadas.
  • Escuchar los SMS, correos electrónicos o mensajes de redes sociales que se han recibido.
  • Ver la previsión meteorológica.

También permite una conexión más profunda entre coche y móvil, por ejemplo…

  • Gráficas en tiempo real sobre estadísticas del vehículo (consumo de carburante, nivel de eficiencia de la conducción, estado de todos los componentes, revoluciones del motor…).
  • Posibilidad de conocer toda esa información desde fuera del coche, aunque se esté lejos de él, con la aplicación que ha registrado esos datos al conectarse al vehículo.
  • Crear rutas de navegación desde casa y tenerlas listas en el navegador del coche al conectarle el smartphone.

Todo esto se realiza a través de la conexión USB ya preparada en el SEAT Ibiza 2015, que aunque como decíamos sirve para casi cualquier terminal, tiene un smartphone señalado, el Samsung Galaxy A3, que se entrega junto al coche. Ambos, vehículo y smartphone, tienen el mismo público objetivo: los consumidores jóvenes, de ahí la unión.

En la carretera

Pudimos probar el SEAT Ibiza 2015 con la solución de Samsung integrada, conduciendo a lo largo de las montañas de Barcelona. Rápidamente se intuye la intención principal que SEAT explicó a los medios poco después: mantener la seguridad para quien no quiere renunciar a la conectividad estando en carretera. No se importan todas las funciones de un smartphone, y muchas están tratadas de una forma diferente para que no supongan una distracción visual. Por ejemplo, la lectura en voz alta de los mensajes o los mails, que evitan tener que mirar durante varios segundos la pantalla.

La otra clave no está sólo en la carretera, sino fuera de ella, una vez nos hemos bajado del coche, o cuando todavía no hemos subido a él. En esta época ya estamos acostumbrados a poder manejar casi cualquier cosa desde cualquier lugar. No hace falta estar físicamente en la universidad, el trabajo o una tienda para poder interactuar con ellos en muchos casos. Con el coche pasa lo mismo: ya no hace falta perder tiempo en el coche configurando la música que queremos escuchar, la ruta que queremos tomar o los destinos frecuentes de nuestro GPS. Simplemente, está en el smartphone, el epicentro.