En mi análisis del Samsung Galaxy S6 aquí en Hipertextual concluí que era el mejor terminal con Android de la corta pero prolífica historia del sistema operativo de Google. Por primera vez, la compañía más poderosa del ecosistema, Samsung, decidió dar el golpe, tras sendos intentos con el Galaxy Alpha y el Galaxy Note 4. El Galaxy S6 es la plasmación de ese nuevo enfoque de los coreanos, pero como también quise dejar claro a lo largo de toda la reseña, está aún lejos de ser un terminal perfecto. La nota fue un 9, pero de ahí hacia arriba, escalar decimales es una misión muy complicada. He estado aproximadamente un mes con Galaxy S6 y S6 Edge y os comento mis impresiones.

Los bordes del Galaxy S6 no me han conquistado
Los bordes del Galaxy S6 no me han conquistado

Lo primero que comentaré es que, a diferencia de la opinión de Javier Lacort en su análisis del S6 Edge, me quedo con el modelo estándar o normal, el Galaxy S6 a secas. No he llegado a encontrarme cómodo con el S6 Edge en la mano, siempre tenía la sensación de que se me clavaba un poco, lo que hacía que, para mí, perdiera el punto premium de otros modelos como el One M9 o el propio S6. La funcionalidad que ofrecen sus bordes es nula, aunque eso no es criticable. El sentido del S6 Edge es estético y experimental, pero ni en ese sentido me ha ganado. Valoro, eso sí, la ingeniería que hay detrás.

Siguiendo con el cuerpo, me ha decepcionado profundamente su fragilidad a arañazos. Ojo, es un hecho que también he visto en muchos iPhone 6, pero esperaba que el Gorilla Glass 4 fuese mucho más resistente. Y al parecer lo es, pero frente a golpes. No se me han caído nunca, pero he visto muchos vídeos de caídas y crash test, y una caída en persona, y me ha sorprendido. Se puede ver como algo positivo, ya que la reparación serían unos 200€, pero a mi no se me suelen caer, y sin embargo, al sol sí se ven los arañazos aunque no sean profundos. Ocurren tanto en la parte trasera como en la delantera, y en gran cantidad en el botón home. No sé cómo el lector de huellas se puede resentir con el tiempo, lo ideal sería que el material que recubre fuese zafiro.

Galaxy S6 Edge Review - 05

Hablando del lector de huellas, hay que aclarar algo: es uno de los aspectos que más me ha decepcionado. Lo he activado por días, pero en general, lo he llevado desactivado. Me frustra mucho que tras tres actualizaciones de software, no reconozca mejor mi huella (ningún dedo). En la mayoría de ocasiones, es necesario hasta un tercer intento. Y cuando has fallado muchas veces, el código a introducir es muy largo.

Galaxy S6 hipertextual

Con respecto a la pantalla, tengo sensaciones encontradas. En el S6 Edge me resultan molestos los reflejos que aparecen en los laterales, sobre todo cuando estamos al sol. Tampoco me gustan, y cada vez veo más casos, las variaciones de color y quemados que tienen algunos paneles en ambos modelos, aunque no es algo que perciban la mayoría de usuarios. El punto bueno es que con un simple truco pude solucionar mi problema subjetivo con el tinte cálido del modo preciso a uno más frío pero más agradable.

La batería fue mala en el período de análisis, y tampoco mejoró con las tres nuevas actulizaciones que ins, talé. Estuve de viaje unos días, en los que hice muchas fotos e hice un uso muy intensivo del GPS, y tuve que cargarlo tres veces en el día, en varias jornadas. Ahí la carga rápida es el mejor aliado, pero no soluciona el problema si recorres desde por la mañana hasta por la noche una ciudad, sin mucho momento para parar. Como anécdota descriptiva de este aspecto: un día había acabado incluso con la carga de mi batería externa, por lo que tuve que entrar en un centro comercial sólo para cargar con los cables microUSB de las tablets de exposición, ya que esperaba una llamada importante.

Galaxy S6 Edge Review - 02

La experiencia com la cámara de ambos terminales, se ha mantenido igual que buena, e incluso ha mejorado, porque he hecho cientos de fotos en lugares mucho más aprovechables que Sevilla (que ya es decir), donde estuve probando para la reseña. Me ha demostrado que es bastante todoterreno, aunque peque de procesar demasiado las fotos nocturnas. También echo de menos mayor control de la exposición, sobre todo en el modo vídeo, donde sólo podemos exponer según el encuadre. Parece que la solución a esto, podría llegar junto al RAW, en la versión Lollipop 5.1.1

Galaxy S6 multitarea

Por último, hablar de rendimiento. El Exynos 7420 me sigue pareciendo el mejor SoC móvil del mercado a día de hoy, y en todo este tiempo no me he sentido incómodo con TouchWiz y con cualquier tarea intensiva que le pidiera, pero tengo que decir que he notado bastante degradación en el sistema, sobre todo tras las últimas actualizaciones, algo que no esperaba. Naturalmente, tras restaurar el sistema todo vuelve a la normalidad, pero si en época de corrección de errores la experiencia empeora dos veces, el cliente es normal que se sienta insatisfecho y no comprenda qué errores se están arreglando. Además, hay un problema grave, como es el de la gestión de la memoria RAM (demasiado agresivo cerrando procesos, como el iPad), que sigue sin solución, y no hay certeza de que se vaya a arreglar pronto.

El Galaxy S6 se mantiene como terminal referencia, pero tras 1 mes, pierde feeling

En conclusión, el Samsung Galaxy S6 me sigue pareciendo el mejor Android de gama alta, y personalmente, el único cuya compra recomiendo, por la superioridad que tiene sobre todos los demás modelos de 2015. Sin embargo, como queda patente en los ejemplos que he dado a lo largo del post, para mí ha perdido algo de ese "halo" que lo hacía tan especial, y la nota de su reseña bajaría algo a día de hoy, aunque sigue postulándose hacia el podio de los mejores smartphones del año, donde espero encontrarle junto al Galaxy Note 5 y al próximo iPhone.