Shenmue III ha logrado recaudar la meta propuesta en su crowfunding en tiempo récord, luego de causar gran revuelo luego de su anuncio durante la conferencia de Sony en el E3 2015. No es de extrañar, puesto que es un videojuego de culto. Sin embargo, al tener más de quince años de antigüedad, hay toda una generación que no entiende la emoción que despierta este anuncio.

Si nos concentramos en las estadísticas de ventas, podríamos afirmar que Shenmue fue un fracaso colosal. Si bien es cierto que ganó su entrada a los libros Guiness de récords como el vídeo juego más costoso de la historia y que era casi imposible recuperar esta inversión, ni siquiera vendiendo dos copias del juego por cada consola de DreamCast existente, prometió la creación de un nuevo género que revolucionaría la industria. Suzuki (su creador) acuñó un nombre para esta nueva experiencia de juego: FREE, que significa Full Reactive Eyes Entertainment.

Shenmue ofreció a los jugadores la libertad de interactuar con un pequeño pueblo japonés de la década de los ochenta, pero la verdad es que esta libertad fue relativa. La premisa fue excelente, pero su ejecución se quedó corta, pues el jugador estaba limitado a ciertos NPCs, lugares y espacios; no fueron capaces de llenar las expectativas creadas en torno a sus promesas. Como si fuera poco, la primera entrega de Shenmue fue hecha para DreamCast, una consola poco popular y si bien la segunda parte fue lanzada para el Xbox en el año 2001, no tuvo mayo popularidad pues pocos habían jugado la primera parte y no entendieron la segunda.

Sin embargo, hay algo en Shenmue que logró conquistar un lugar en el corazón de sus fanáticos más acérrimos, quienes hasta el sol de hoy mantienen activas comunidades que se han dedicado a ofrecer traducciones, emuladores, fan art, fan fictions e incluso formas de manipular el código del juego para interacturar con personajes y lugares escondidos. De hecho, hay quienes lo consideran el mejor video juego de todos los tiempos.

Pero, ¿Por qué es importante?

Para su época, este juego poseía gráficos impactantes (aún hoy en día sorprende el realismo y construcción de las áreas urbanas), además de mecánicas de juego novedosas. Shenmue ofrece una experiencia sandbox rudimentaria, una suerte de open-world 3D que sería popularizado por GTA III tres años después; pero también es una colección de mini-juegos con un sistema de combate muy similar al de Virtua Fighter. El jugador debe cumplir con misiones, pero también tendrá la posibilidad de participar en secuencias QTE, coleccionar objetos, participar en juegos tipo árcade, batallas y persecuciones.

Un juego adelantado a su tiempo. Una de las mayores innovaciones de Shenmue es que incorpora un sistema que simula las condiciones climáticas dentro del universo del juego denominado Magic Weather System, pionero para su época. Este sistema puede generar el clima de forma aleatoria o bien, reflejar aquellas que tomaron lugar en el área de Yokosuka durante 1986/1987, época en la que se desarrolla el juego. También sigue ciclos de día y noche, por lo que no es de extrañar que se le considere un juego que estuvo adelantado a su tiempo. Pero la verdadera magia de Shenmue no radica únicamente en aspectos técnicos, sino que es la historia y su desarrollo lo que termina atrapando a quien lo juega. El jugador encarna a Ryu Hazuki, quien un 29 de Noviembre de 1986 regresa al dojo de su familia sólo para encontrarse que su padre, Iwao Hazuki, está enfrascado con una batalla con un hombre misterioso que practica una forma de artes marciales poderosa pero desconocida. Luego de amenazas contra Ryu, el hombre logra que Iwao revele la localización de un espejo y mata de un golpe a Iwao. El dolor ante la pérdida de su padre hace que el deseo de venganza cobre vida dentro del corazón de Ryu, quien se embarca en la aventura de investigar la identidad y motivos de este hombre misterioso. Necesita encontrarlo y asesinarlo para limpiar el nombre y la memoria de su padre.

La historia parece sencilla, pero es imposible no involucrarse con Ryu; pues Shenmue es uno de los primeros juegos que no trata sólo de contar una historia épica con un héroe que debe cumplir una misión, sino que otorga identidad propia al héroe, que necesita vivir una vida para poder alcanzar sus objetivos. No es un juego de intensas batallas y secuencias vertiginosas, es un viaje que se desarrolla gota a gota, pero que te atrapa. Hay quienes consideran que Shenmue es un juego lento, pero la verdad sea dicha, es imposible no apreciar la cinematografía, los NPCs con personalidad y actividades propias, la maravillosa banda sonora y los cameos de personajes de otros videojuegos de Sega.

Shenmue es una historia inconclusa Otro secreto de la popularidad de Shenmue radica en que es una historia inconclusa. La segunda entrega de Shenmue finaliza sin que sepamos si Ryu ha encontrado al hombre que asesinó a su padre, además de dejar abiertas muchas subtramas que se entretejen durante el juego. Si ustedes son lectores de la serie de Canción de Hielo y Fuego y tienen varios años esperando incansablemente el siguiente volumen de la saga, saben a lo que me refiero: NECESITAS saber cómo va a terminar la historia. Así que el anuncio de Shenmue 3 viene a ser el cierre de una aventura que comenzó hace quince años pero que sigue viva en la memoria de todos sus fanáticos.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.