Penny Dreadful es de esas series que atrapan a poco de comenzar a verla. Si ya la has visto, estarás de acuerdo que cada capítulo es oportunidad para encontrarse con toda clase de personajes ficticios, clásicos de la literatura de terror que interactúan con otros, en una especie de mashup fantástico y obscuro.

Así pues, John Logan, creador de la serie es un conocido guionista de películas como Gladiator, The Aviator, Hugo, y Skyfall. En su serie estrenada en mayo del año pasado, y que en estos momentos se transmite la segunda temporada, condensa un puñado de personajes obscuros y marginales. Logan explica en entrevista que su experiencia como hombre homosexual lo inspiró para poner en sus personajes una búsqueda imperante de ser ellos mismos así se fuera moustruoso a la vista de los demás.

Así pues vayamos a esas prometidas tres cosas que hacen de Penny Dreadful una serie mucho más que recomendable.

Es un genial mashup de la ficción

Como decía, en Penny Dradful encontraremos a figuras conocidas de la literatura gótica incluyendo Victor Frankenstein y La Criatura, Dorian Grey, algunas de las criaturas de Drácula. Por ahí encontramos a Abraham van Helsing, también de la novela de Bram Stoker, todo esto ubicado en el Londres victoriano con sus matices obscuros y elegantes, enfermos y decadentes. Además, hay brujas, aquelarres, sicarios, hombres lobos, como dije, un mashup genial.

Episode 104

Los personajes y sus propias historias

Los personajes principales son Vanessa Ives, Sir Malcolm Murray, Ethan Chandler, Evelyn Poole, todos y cada uno a cual más de complejos y enredados, con una búsqueda interior muy intensa. Así como los personajes de ficción se mezclan, también lo hace la religión, el espiritualismo, la egiptología, el paganismo, esoterismo; en fin, una mezcla que de ecléctica se vuelve genial de la mano de John Logan, creador de la serie.

Penny-Dreadful-cast

Eva Green

Sí, Eva Green es un solo punto de estos tres que hacen de Penny Dreadful una serie muy recomendable. Y es que su actuación es muy destacada, en su personaje Vanessa Ives que es complejo, laberíntico y con su belleza ridículamente sexy, confecciona escenas delirantes, eróticas, esotéricas, desesperadas. En verdad genial. El trascurso de la segunda temporada la van convirtiendo en un personaje que quieres seguir, sus confesiones personales se vuelven capítulos muy especiales. No podrás dejar de verla.

Vanessa Ives

Así pues, no pierdas la oportunidad de seguir esta serie que tiene mucho que mostrarte con su atmósfera obscura y sus detallados escenarios decadentes, una genial producción que representa esa época victoriana, con sus vestimentas pomposas, y sus costumbres y tecnologías hoy obsoletas. Actualmente se emite la segunda temporada en Showtime y Sky, en Netflix encuentras completa la primera temporada. Enjoy!