El 30 de junio de 2005, el Congreso de los Diputados daba luz verde al proyecto de ley sobre el matrimonio homosexual. Se aprobaba así una reivindicación histórica del colectivo LGTB. En la tribuna de invitados de la Cámara Baja, una persona sonreía y aplaudía con fuerza. Era Pedro Zerolo.

El activista ha fallecido hoy después de una larga lucha contra el cáncer de páncreas que le diagnosticaron en diciembre de 2013. Durante los últimos meses, y a pesar de la dureza de la enfermedad y de los tratamientos, Zerolo jamás perdió la sonrisa. Al fin y al cabo, la batalla contra el cáncer era una lucha más de las que había librado en su vida.Pedro Zerolo fue el principal promotor de la ley del matrimonio homosexual

Nacido en Caracas en 1960, Pedro Zerolo se trasladó muy joven a Canarias, donde estudiaría Derecho. Pero tras licenciarse se asentó definitivamente en Madrid, donde trabajó como activista a favor de la igualdad de derechos. En la misma ciudad donde nació el icónico barrio de Chueca, Zerolo encabezó las movilizaciones de entidades como la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) o el Colectivo de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales de Madrid (COGAM).

Su salto del activismo a la política sucedió en 2003, de la mano de la socialista Trinidad Jiménez. Zerolo se convertía así en concejal del Ayuntamiento de Madrid, dando voz al colectivo LGTB desde las filas del PSM. Un año más tarde, comenzó a formar parte de la Ejecutiva Federal del PSOE, donde se responsabilizó de la Secretaría de Movimientos Sociales y Relaciones con las ONG. La decisión no era baladí. Pedro Zerolo pasaba de trabajar en la FELGTB o en COGAM a actuar desde el núcleo duro de la política.

La ley del matrimonio homosexual

Su entrada en la política madrileña no fue sólo un cambio importante en su vida personal. También transformó la vida de millones de personas. Tras la victoria de José Luis Rodríguez Zapatero, el gobierno del PSOE promovió la ampliación del derecho al matrimonio y a la adopción de parejas homosexuales. Zerolo fue el gran culpable de aquel proyecto de ley por el que se modificaría el Código Civil en materia de derecho a contraer matrimonio. Él mismo decía que tenía un "matrimonio de hecho" con su pareja, Jesús. Pero aquella tramitación parlamentaria supondría que podría casarse de pleno derecho.

La aprobación del proyecto de ley, sin embargo, no fue fácil. El Consejo de Ministros presentaría el texto el 1 de octubre de 2004, que sería enviado a las Cortes Generales a finales de año. El Congreso daría luz verde al documento en abril de 2005. Sin embargo, la oposición del Partido Popular en el Senado -donde poseía la mayoría de escaños- retrasó su aprobación final. El proyecto de ley volvería a la Cámara Baja el 30 de junio de 2005. En aquella histórica jornada, el matrimonio homosexual recibió el apoyo de 187 diputados (PSOE, Grupo Mixto, Izquierda Verde, ERC, PNV, CC y dos diputados de Convergencia, que tenían libertad de voto, y la ex ministra del PP Celia Villalobos). Miembros de Unió y el grupo parlamentario del Partido Popular votaron en contra.

Gracias al trabajo de Pedro Zerolo, España normalizaba una situación que ya era normal en miles de hogares. Se convertía así en el tercer país del mundo en dar luz verde al matrimonio homosexual, después de Holanda y Bélgica. Sólo un mes después, Canadá tramitaba su propia ley. Hoy en día, según datos del Pew Research Center, veinte países autorizan el matrimonio entre personas del mismo sexo y dos lo hacen en algunas de sus jurisdicciones (Estados Unidos y México).

El 2 de julio de 2005, el Boletín Oficial del Estado publicaba la Ley 13/2005. El matrimonio homosexual convertía en realidad política lo que ya existía a nivel civil. Nueve días más tarde, se celebraba la primera boda gay en el Ayuntamiento de Tres Cantos (Madrid). Emilio Menéndez y Carlos Baturin, emparejados desde hacía más de tres décadas, oficializaban su unión. El 1 de octubre lo haría el propio Pedro Zerolo con su pareja Jesús.

A pesar de la aprobación de la ley, el matrimonio homosexual siguió encontrando una fuerte oposición en los colectivos más conservadores. El Partido Popular presentó un recurso ante el Tribunal Constitucional, que fue finalmente rechazado en 2012. La sentencia del TC consolidaba y blindaba una ley que, sin duda, puede considerarse pionera a nivel internacional.

Visibilizar la realidad

La regulación del matrimonio homosexual no sólo permitió la unión civil de más de 24.000 parejas en España, según datos del Instituto Nacional de Estadística de 2011. También ayudó a visibilizar la realidad, catalizando en buena medida el cambio de opinión de la sociedad. Y en parte, ese cambio vino de la mano de Pedro Zerolo.

Según datos del Pew Research Center, España es el país donde mayor aceptación hay de la homosexualidad (88%) en el mundo. La cifra no es sólo simbólica: la diferencia porcentual de 2007 a 2013 fue de seis puntos, una de los más elevadas a nivel internacional. Visibilizar la situación del colectivo LGTB a través de la legislación permitió un cambio en la la mentalidad de buena parte de la ciudadanía.

A pesar de estos buenos datos, lo cierto es que aún queda mucho camino por recorrer. El propio Zerolo era consciente de ello, alertando del incremento de las agresiones a personas homosexuales en los últimos tiempos. La homofobia en regiones como Rusia o la reciente sentencia sobre donación y homosexuales eran otras de las preocupaciones de este activista que luchó hasta el último soplo de vida.

Pedro Zerolo fue, sin duda, un activista y político comprometido con valores como la igualdad, la libertad y la justicia. Su pérdida deja un vacío enorme en aquellos que le conocieron, especialmente familia, amigos y compañeros de batallas. Pero su legado sea tal vez más grande que el dolor por su fallecimiento. Zerolo nos ha brindado un mundo mejor gracias a su trabajo y esfuerzo constantes. Que la tierra le sea leve.