El movimiento antivacunas se cobra su primera víctima en España. El niño de seis años ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Vall d'Hebron, infectado de difteria, ha muerto esta madrugada. El menor no ha sido capaz de superar los daños causados en sus órganos por la enfermedad. Este es el primer caso de difteria registrado en España cerca de tres décadas.

El menor tenía daño en los riñones, pulmones y corazón, estaba conectado a un riñon artificial, necesitba respiración asistida y circulación extracorpórea. Los médicos hicieron un tratamiento con antibióticos y antitoxinas que tuvieron que ser importadas desde Rusia pues era el único país en Europa con reservas para tratar la enfermedad.

Actualmente se han detectado diez infectados más con difteria, tienen el bacilo pero no han desarrollado la enfermedad porque están vacunados. Nueve de los cuales son menores con contacto directo al fallecido, el otro es un adulto cercano a uno de estos nueve niños. Todos están recibiendo tratamiento antibiótico para eliminar la bacteria y así evitar que contagien a otra persona no vacunada.

La difteria fue erradicada de España gracias a una campaña masiva de vacunación iniciada en 1945. En 1965 se incluyó en la campaña de tétanos y tos ferina. En 1987 se registró el último caso de la enfermedad en el país.