No será la primera vez que lees sobre MirrorLink y tampoco la última. Lleva exactamente 2 años pululando sobre nuestras cabezas la integración de este servicio en los automóviles. No hace mucho era casi una aplicación mística, con la que se prometía un mundo inmenso de aplicaciones y sistemas de infoentretenimiento.

La realidad ha sido distinta por sentido común, ya que inflar de aplicaciones las pantallas de nuestros automóviles puede tener un final trágico. Está claro que por potencial tecnológico, hoy en día, se podría realizar un vuelco de la pantalla de cualquier smartphone a las grandes pantallas que equipan los vehículos actuales, con tan solo conectarlos con un cable especifico que enviase y recibiese los datos.

No obstante, eso implicaría una distracción constante y lo que es aún más grave: derivaría en accidentes terribles por estar prestándole atención a la pantalla de los automóviles. Nos ponemos en el ejemplo que pudieras ver la conocida aplicación de mensajería WhatsApp. Piensa por un momento lo que ello implicaría, para más de uno su centro de atención seria la susodicha pantalla y la carretera pasaría a ser algo secundario.

Por ello y con muy buena fe, las marcas de los automóviles junto a las tres plataformas más importantes del mercado, en lo que a sistemas operativos se refiere, están haciendo un gran esfuerzo para seleccionar y certificar las aplicaciones que sí se podrían usar en un coche, con la tecnología MirrorLink.

iOS, Android y Windows Phone se han comprometido a regularizar este hecho en sus correspondientes tiendas de aplicaciones. Y, actualmente, con en el sistema MirrorLink, solo se pueden visualizar las aplicaciones certificadas que están instaladas en nuestro smartphone.

El futuro ya está aquí y se llama MirrorLink

Instalamos estas aplicaciones en el teléfono móvil, lo conectamos al sistema MirrorLink y en la pantalla del automóvil podemos manejar solo las aplicaciones aptas para una distracción moderada en la conducción. ¿Y qué pasa con WhatsApp y Facebook? Se está trabajando en ello y ya han aparecido las primeras aplicaciones que te leen los mensajes o envían mensajes recogiendo las frases que relatamos oralmente dentro del vehículo. El problema de esto es la síntesis y la forma de escribir que tenemos en estas aplicaciones, sobre todo en WhatsApp. Reduciendo muchas veces nuestro vocabulario y las palabras con letras o la eliminación de vocales, a la hora de narrarlo oralmente suena... raro.

Después de probar distintos sistemas MirrorLink en diferentes marcas automovilísticas, mi conclusión siempre ha sido la misma: era la evolución lógica de los sistemas de infoentretenimiento en nuestros coches. Plasmar el potencial de los actuales smartphone en una pantalla, en modo espejo.

Imagen: Sygic