La compañía taiwanesa Asustek Computer (Asus) dijo el viernes en Tapiei que no descarta la posibilidad de adquirir el fabricante de smartphones HTC, compañía que está pasando por grandes dificultades.

Hoy HTC ha realizado una declaración para dejar clara su postura:

Negamos rotundamente esas noticias. No hemos establecido contacto con Asustek y no consideraremos su oferta de adquisición. Como firma internacional, HTC seguirá diseñando dispositivos innovadores y de primer nivel en búsqueda del renombre y promesa que ofrece nuestra marca.

Los resultados financieros no acaban de ser buenos, y la taiwanesa acumula números rojos o ganancias muy modestas desde hace dos años. Pese a ser un fabricante pionero en diseño y calidad de materiales en Android, ha sido uno de los fabricantes más dañados con la disrupción de nuevos competidores. El HTC One M9, además de ser un terminal muy conservador, fue lanzado con serios problemas de sobrecalentamiento. Es difícil que sus resultados vayan a mejorar a corto plazo.

No obstante, y pese al escaso éxito de su negocio en el sector Mobile, la empresa comenzó a realizar cambios profundos en 2015. Cher Wang reemplazo como CEO a Peter Chou y la compañía comenzó a explorar nuevas areas de negocio como su pequeña cámara de acción y la entrada, de la mano de Valve, en el hardware de realidad virtual.

Asustek tendría en HTC un posible aliado para crecer en el oeste.