No son pocas las historias de ciencia ficción que han llegado últimamente bajo la premisa de colonizar otros planetas buscando la salvación de la humanidad. El increíble viaje de Nolan con Interstellar o de Andy Weir con The Martian, nos llevan, precisamente, a este punto que parece será la próxima frontera de la exploración espacial, y digo próxima como lejana, muy lejana. Ahora, y con los pies en la tierra, un grupo de ingenieros de DARPA están buscando precisamente eso, la forma de convertir a Marte en la nueva tierra.

De hecho, para nadie es un secreto que la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa está invirtiendo fuertemente en la ingeniería genética y la biología sintética, con un foco especial en la creación de organismos capaces de convertir a Marte en un planeta que se parezca más a la Tierra desde el punto de vista biológico y habitacional.

El objetivo de esta terraformación de Marte se basa en buscar las formas para calentar y espesar su atmósfera para que se pueda producir fotosíntesis de las plantas, bacterias y algas en la superficie marciana, que actualmente es totalmente estéril. Es una meta que efectivamente es más de ciencia ficción que de cualquier otra cosa, pero el hecho de que DARPA tenga un grupo para poner a Marte a la altura de la tierra, ya nos dice mucho. Vice tiene una genial pieza donde explican todos los pormenores de esta loca idea de DARPA, y lo cierto, es que da mucho en que pensar.