Siringuero: cauchero, trabajador del caucho.

Existe un ave llamada Mosquerito de Chico Mendes (Zimmerius chicomendesi), endémico del Amazonia del Brasil. Es una bonita especie que, de invadirse su delicado hábitat, se vería mermada; en la actualidad casi el 50% de su población se encuentra en tierras indígena protegidas. Debe su nombre a un hombre que de no ser por su lucha y labor en defensa de su selva, su actual condición no sería, por mucho, cercana a lo estable. Ese hombre, todo un ícono de la conservación es Chico Mendes.

Él, como todos en su comunidad, creció en condiciones muy difíciles en el Brasil de los 50's. Los caciques de la zona y posteriormente los planes de la dictadura militar de los 70's y 80's de dar un "uso" a tanta selva para convertirlos en terrenos ganaderos, además del trazado carretero transamazónico, llevaron a una serie de actos de lucha y resistencia que incluso hoy en día continua.

Como ha sucedido en muchos lugares de América Latina, los gobiernos y las personas con poder y dinero se dividieron las tierras que no les pertenecían, planearon con la visión del expansionismo e industrialización, con la idea de que el progreso estaba en la explotación de los recursos y sin un ápice de conciencia sobre el equilibrio o el impacto ambiental que estas acciones podría tener. Plantas, animales, hectáreas, ya incontables, e indígenas de la región fueron arrasados por el "progreso".

Así como el mosquiterito de Chico Mendes es suceptible a los cambios en su hábitat, sobre todo si estos incluyen fuego, deforestación y construcción de carreteras, así mismo, las personas que vivieron desde siempre en el bosque se vieron amenazadas, desprotegidas y despojadas de las tierras que habían trabajado toda su vida. Chico Mendes pertenecía a esas personas que vivian en y de la selva, rodeado de grandes injusticias para su comunidad y el peligro constante de ser despojados de todo.

chico-mendes-amazonas

Chico Mendes, al igual que su famlia, era un siringuero. Como casi todos en su región, carecía de educación formal y no fue hasta los 14 años que aprendió a leer. Se dice que el contacto con Euclides Fernández, un refugiado político de origen boliviano, cambió al muchacho cauchero, lo acercó a las ideas marxistas y su razonamiento e ideología política se transformaría a tal grado que fundó el sindicato de recolectores de caucho, así como el Consejo Nacional de los Recolectores de Caucho. Además, fue el primer presidente de la Central Única dos Trabajadores ACRE.

Sus movilizaciones, así como sus tomas pacíficas de las tierras que interesaban a los ganaderos, llamados "empates" despertó una serie de actos violentos contra los líderes de las comunidades, así como los dirigentes de los grupos que se organizaban para defender la selva. Se estima que desde 1985 han muerto alrededor de un millar de personas por la lucha de las tierras.

Un legado vivo

Shutterstock
Shutterstock

La labor de Francisco Alves Mendes Filho, nombre completo de Chico Mendes, fue reconocida por distintas instituciones internacionales. Fue galardonado con el Global 500 por la ONU en 1987, ese mismo año ganó también la Medalla por el medio ambiente de la organización Better World Society.

El desarrollo de las denominadas "reservas extractivas" que se trata de áreas protegidas en las que se trabaja y se vive de forma sustentable, ha sido un programa que ha alcanzado las 12 millones de hectáreas. La primera se consolidó luego de su muerte a manos de unos fazendeiros (rancheros) llamados Darly y Darcy Alves da Silva, quienes fueron condenados a a 19 años de prisión por ello.

El legado de Chico Mendes es indudable y un referente inmediato de la lucha por la conservación de toda la región Amazonia. Para la institución CIFOR (Center for International Forestry Research) la labor de Chico Mendes fue un catalizador para las acciones que hoy se trabajan en ese lugar, así lo expresa el Peter Crinkleton, investigador principal de esta organización:

Como resultado, los pueblos de los bosques en todo el país tuvieron la oportunidad de que se reconocieran sus derechos de propiedad sobre los recursos forestales.

De hecho, además de las reservas extractivas, estos cambios han dado lugar a una serie de modelos innovadores de propiedad, como las reservas de desarrollo sostenible y los asentamientos agroextractivos, que permiten que la población rural pueda mantener los medios de vida basados en los recursos forestales.

Así pues, recordamos a este valiente defensor del Amazonas, su labor y su legado que hoy sigue vivo con muchos retos por delante. Lo que significa la Amazonia para todo ser en la Tierra debe estar lleno de agradecimiento por lo que nos aporta y su conservación una lucha que continua.