Hace unos días se anunciaba que el modo zombies de Call of Duty: Black Ops 3 se presentaría en sociedad en la Comic-Con de San Diego. Un movimiento que no hace si no acentuar una serie de decisiones por parte de Activision y Treyarch en pos de un cambio de aires para la franquicia.

Los cambios en Black Ops 3 van desde lo jugable hasta la estrategia de marketing

La franquicia sigue situándose sin demasiadas complicaciones entre los tres juegos más vendidos de cada año pero la sensación de falta de novedades y cambios de peso es un lastre que viene arrastrando desde hace mucho tiempo. Quizá lo lógico (y aquello que todos hemos pensado) sería dar un pequeño descanso a la marca y, tras uno o dos años, volver con ideas frescas y, sobre todo, un nivel técnico a la altura de lo esperado.

Sea como fuere, parece que el dejar a un lado el lanzar una entrega anual no parece entrar en los planes de Activision y son otras las vías seguidas con tal de revitalizar una de las franquicias más importantes de la industria del videojuego. Advanced Warfare ya dio algunos pasos en la dirección correcta, implementando novedades jugables de peso como ese exo-esqueleto que cambiaba drásticamente la forma de movernos a la vez que incidía en el diseño de niveles, punto clave en el éxito de su aspecto multijugador.

Más allá de eso, el cambio en el ciclo de desarrollo, introduciendo a Sledgehammer Games en la rotación, fue la gran novedad que trajo consigo el lanzamiento de Advanced Warfare. Los dos años de desarrollo con los que contaban hasta ahora en Infinity Ward y Treyarch se ven ampliados y, por tanto, debería entrar en juego algo más de riesgo y ambición al encarar cada nueva entrega.

Y, al menos por ahora, parece que Treyarch sí está queriendo alejarse de la estructura encorsetada y continuista de los últimos años. Y lo está haciendo en todos los ámbitos: en el juego nos iremos hasta 2065, pudiendo encontrarnos robots humanoides como personajes controlables y enemigos mientras se adoptará una nueva forma de elegir y personalizar clases, tomando ideas prestadas de los MOBA, contando con 9 clases cerradas y diferenciadas por sus habilidades especiales y armas icónicas.

Pero los cambios no acaban aquí. Tendremos que olvidar rápidamente el esquema de control y movimiento de Advanced Warfare debido a que en Black Ops 3 se optará por un movimiento centrado en lo que desde Treyarch llaman “gun flow”, teniendo como prioridad el tener siempre nuestro arma lista para disparar; podremos correr por las paredes y deslizarnos ágilmente pero parece distanciarse del sistema de propulsión de la entrega anterior.

Yendo más allá encontramos un modo campaña que, desde siempre, ha apostado por ser una experiencia guiada que echa mano de cuántos scripts sean necesarios para impresionar al jugador y transformar sus cinco o seis horas de duración en un espectáculo de primer nivel. Sería absurdo creer que se van a dejar atrás estas espectaculares setpieces pero es sumamente destacable la inclusión de un modo cooperativo a cuatro jugadores que, obviamente, cambia las reglas del juego. Todo se ha diseñado para ser disfrutable jugando con hasta tres amigos y, por lo tanto, nos encontraremos con zonas mucho más amplias que nos darán mucha más libertad a la hora de afrontar objetivos y misiones determinadas.

Pese a las novedades, se siguen arrastrando versiones para PS3 y Xbox 360

Pero los cambios van más allá de elementos puramente jugables y todo lo que rodea a Black Ops 3 huele a nuevo salvo, eso sí, su lanzamiento en la anterior generación y todo lo que ello conlleva (encontrarse un aspecto técnico que parece por debajo de Advanced Warfare parece una broma de mal gusto). Para empezar, haber visto a estas alturas tanto el tráiler de presentación como distintas partidas de su modo multijugador es algo que no ha ocurrido en la franquicia desde tiempos inmemoriales. La costumbre era echar un vistazo al modo campaña en el E3 y esperar hasta la Gamescom de Colonia para conocer a fondo su apartado multijugador.

Sobre la primera muestra de gameplay del modo campaña también ha habido novedades. Ya era una costumbre de la feria angelina que Microsoft diera el pistoletazo de salida a su conferencia con el Call of Duty de turno. Aquí no solo se ha dejado atrás dicha costumbre si no que, tal y como auguraban los rumores, tuvimos que esperar hasta la presentación de Sony. Así, Black Ops 3 pasa a tener la exclusividad temporal de su contenido descargable en las consolas de Sony, después de casi una década bajo el amparo de Microsoft.

Y aquí la cosa no se queda en eso, en recibir los DLC antes que otras plataformas. Parece que en el mundo de los e-Sports y en las grandes ligas donde el FPS de Activision tiene presencia (MLG, Gfinity, LVP, etc.) se dejará atrás el uso de Xbox One en favor de Playstation 4. Un cambio menor para muchos pero de relevancia extrema en un sector al alza como el de los deportes electrónicos.

Por último, Black Ops 3 nos traerá algo que no vemos en la franquicia desde el World at War de la propia Treyarch, allá por el 2008, una beta del modo multijugador. No se ha incrementado el número de jugadores por partida, tampoco se han añadido vehículos ni, parece, se contará con servidores dedicados (algo incomprensible en una saga como Call of Duty en pleno 2015), ¿a qué se debe la existencia de dicha beta? Habrá que esperar para tener más noticias al respecto pero, sin duda, siempre es una buena noticia poder probar un juego antes de que salga a la venta.

En definitiva, Treyarch no parece querer hacer lo cómodo con Black Ops 3. Después de su sobresaliente última entrega y un revitalizante Advanced Warfare siguen queriendo insuflar novedades e ideas frescas a una franquicia no demasiado boyante en este aspecto. No sé si este cambio de rumbo creativo sumado a una mayor transparencia y mejor estrategia de comunicación serán movimientos suficientes para que Call of Duty recupere el prestigio perdido tiempo atrás pero, al menos, estamos muy lejos de la desidia que parecía instaurada en la marca tras el lanzamiento de Ghosts.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.