Mobile

Probamos Android Wear 5.1.1: la madurez está aún muy lejos

Por 1/06/15 - 20:45

Hemos probado Android Wear 5.1.1, el sistema que llegaba para corregir los pequeños y grandes fallos de versiones anteriores. Te dejamos nuestras impresiones.

Probamos Android Wear 5.1.1: la madurez está aún muy lejos

Recientemente se ha cumplido un año del lanzamiento del SDK de Android Wear. En su momento nos ilusionó a muchos, porque suponía llevar la "uniformidad" de Android a un mercado en el que existía mucha fragmentación (apuestas de Sony, de Samsung, de Pebble...). Con productos de aparentemente gran calidad como el Motorola Moto 360, el hype y las ganas por probarlo se incrementaban con el paso de las semanas, pues a lo anterior se sumaba un hardware por primera vez bastante decente. Sin embargo, en su análisis ya pudimos ver que el sistema estaba aún muy verde frente a las expectativas. Y Google lanzó Android Wear 5.1.1.

Y desde aquí afirmé que ese día Android Wear pasó de ser Eclair a convertirse en Froyo, es decir, que las novedades presentadas harían que, si bien quedaba mucho para alcanzar la madurez, se fuesen integrando en el sistema funciones necesarias que sobre todo, hicieran la experiencia más intuitiva. Veamos qué han conseguido desde Mountain View para intentar mejorar las malas ventas de Android Wear

Wi-Fi

Android Wear Wifi

Las pruebas que he hecho con Android Wear 5.1.1 han sido realizadas con un Sony Smartwatch 3. Durante ellas, he notado que la conexión Bluetooth entre el reloj y el smartphone se perdía a veces, pero no era relevante en la experiencia, pues estando el primero conectado a la red Wi-Fi de casa y el sengundo conectado a la red mediante datos, las notificaciones y tarjetas seguían llegando, y sobre todo, siendo accionables.

El nuevo soporte de Wi-Fi nos dará mayor autonomía respecto al smartphone, pero menos de la deseada

Puede agradecerse en entornos domésticos, pero más en ciudades grandes donde gente deportista quiera salir a correr con el smartwatch (este Sony, por ejemplo, incluye GPS), se conecte a una red pública y pueda seguir, a la vez, recibiendo notificaciones del móvil que está en casa. Por desgracia, el reloj por sí mismo (necesita al teléfono) no es capaz de conectarse a redes con contraseña o que necesitan inicio de sesión, por lo que la funcionalidad lejos del teléfono es aún limitada.

Nueva disposición de la interfaz

La antigua organización de Android Wear hacía que, incluso tras dos o tres semanas llevando un smartwatch en la muñeca, no fuese capaz de no equivocarme con mucha frecuencia al ejecutar ciertas acciones o al moverme por la interfaz. La nueva disposición sí es intuitiva, y lo fue tras poco tiempo.

Android Wear 5.1.1

  • Si hacemos swipe desde la parte superior, encontramos un menú para activar o desactivar notificaciones, activar el modo cine, o ir a ajustes.

  • Si pulsamos sobre el watchface, ahora somos dirigidos por defecto al nuevo launcher de aplicaciones compatibles.

  • Y, si por último, hacemos swipe lateral de derecha a izquierda, accedemos de nuevo al launcher. Si una vez en él seguimos deslizando, llegamos a la lista de contactos o al menú de control por voz y sugerencias de tareas que realizar con Android Wear.

Android Wear 5.1.1

Como digo, esta nueva dispoisición me parece mucho más ordenada y lógica, y los pequeños añadidos también suman. Por ejemplo, deslizando una tarjeta podemos descartarla, pero ahora se nos permite deshacer si deslizamos sobre el watchface de abajo a arriba. La introducción de emojis con dibujos me parece poco práctica, prefiero un menú de emojis muy utilizados en el smartphone, por ejemplo.

También es interesante el nuevo modo de presentación de las aplicaciones el el modo de bajo consumo. Como Google explicó, los desarolladores pueden hacer que, cuando una aplicación está en primer plano y el usuario atenúa la pantalla, esta puede mostrar esa interfaz con fondo negro. Si se pulsa, volvemos al modo normal. Interesante, como digo, aunque de momento sólo lo he encontrados en apps de Google, Maps y Keep.

Lo último que Google añadió a Android Wear 5.1.1 fue la posibilidad de controlar la interfaz con gestos de muñeca, para pasar entre tarjetas sin tocar la pantalla. Por esto último le encuentro utilidad, pero en mi opinión, es un gesto bastante incómodo hacia adelante, y más hacia atrás.

Conclusión

Sin ninguna duda, Android Wear 5.1.1 es mucho mejor que versiones anteriores. Podemos decir que, si analizamos el enfoque que Google dio a Wear, tenía ciertos problemas que ahora se han solucionado. Sin embargo, el problema mayor creo que es que ese enfoque no sea correcto, y todo lo que llegue sean parches que más adelante necesiten ser eliminados para construir desde 0. A día de hoy, mi experiencia con Wear continúa siendo frustrante, aunque cada vez con menos culpa por parte de Google. Ahora son las apps las que tienen que mejorar.

Las aplicaciones de Android Wear suelen ser accesos directos con poca funcionalidad, pese a que la plataforma lo permite

Muchos usuarios consideran que los smartwatches deben servir para muy pocas cosas. Estoy parcialmente de acuerdo, pero no me vale que, en la mayoría de aplicaciones de gestores de tareas, en Android Wear sólo pueda introducir nuevas tareas o notas, pero salvo que sean notificaciones de recordatorios, no pueda acceder a tareas pendientes.

Tampoco me vale que, incluso con Hangouts (integrada en el sistema) no pueda consultar conversaciones recientes si no están, de nuevo, como notificaciones. Ni dicha app, ni Telegram ni WhatsApp permiten enviar mensajes desde cero. No tiene, para mí, sentido esa integración de contactos, pues, salvo SMS, no puedo enviar nada más. Algunos me dirán emails, pero dictar a contrarreloj no es lo mejor para textos largos. Curiosamente, ni siquiera Gmail permite ser consultada. Errores de ayer, que siguen hoy. Paciencia.

Puedes comentar sobre este y otros temas en nuestra comunidad

comentar

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si sigues navegando estás aceptando nuestra política de cookies