La Comisión Europea sigue en su cruzada contra las prácticas monopolísticas o cualesquiera que puedan suponer un abuso de posición dominante que permita declinar la balanza a favor de uno de los competidores de los mercado europeos. Empezó con Microsoft, continuó con Google y ahora le ha tocado el turno a Amazon y a la venta de ebooks, puesto que el regulador europeo ha confirmado que ha abierto una investigación oficial contra Amazon para determinar si la compañía está abusando de su poder para distribuir libros electrónicos.

Todo parece indicar que la Comisión, tal como ha confirmado en su comunicado de prensa, quiere centrar su investigación en los contratos de Amazon con las editoriales que ejercen su actividad en la plataforma o bien ceden su distribución al gigante para comprobar si alguien más que no sea Amazon está ofreciendo un mejor trato en la distribución y venta de libros electrónicos.

Amazon ha desarrollado un negocio exitoso que ofrece a los consumidores un servicio integral, incluyendo ebooks. Nuestra investigación no pone eso en cuestión. Sin embargo, es mi deber que nos aseguremos de que los acuerdos de Amazon con los editores no son perjudiciales para los consumidores - Margrethe Vestager, comisaria europea de Competencia

De momento, falta por ver en qué terminará todo esto, pero cuando la UE pone su ojo en una compañía por sospechas de abuso de mercado, pocas veces suele equivocarse. En este caso, me inclino a pensar que el buen hacer de Amazon en la distribución de contenido es lo que ha llamado la atención de la UE, y es que en eso la compañía no tiene un solo competidor.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.