El 4G LTE en España ha estado caracterizado por un itinerario complejo. En 2013, Yoigo, Movistar, Vodafone y Orange comenzaron a ofrecer servicios 4G LTE sobre las bandas de 1.800 MHz y 2.600 MHz –a priori, las dos peores–. No obstante, todos parecían esperar a que la banda de 800 MHz quedara libre para dar la estocada final, pues existe un gran número de ventajas al usar dicha frecuencia frente a las dos citadas anteriormente.

En 2011, las tres principales compañías (Movistar, Vodafone y Orange) adquirieron en el dividendo digital parte del espectro disponible correspondiente a frecuencia de 800 MHz. ¿El problema? En aquel momento, dichas frecuencias estaban ocupadas por canales de TDT, por lo que, antes de comenzar a utilizarse para servicios de telecomunicación, era necesario proceder a un "desalojo" de estas frecuencias.

La espera por el 4G LTE en 800 MHz se prolonga hasta otoño. Una vez másDicho "desalojo" se produjo en marzo de 2015 –casi 4 años más tarde de la compra inicial de este espectro y dos años más tarde del comienzo de los servicios 4G LTE en España–. Todos tuvimos que resintonizar nuestras televisiones para adaptarlas a las nuevas frecuencias fijadas por compañías como Mediaset, PRISA, etc. Ahora sí, el 4G LTE de calidad parecía que iba a hacerse una realidad.

Pero, para sorpresa de muchos, las tres grandes compañías con planes de operar en la banda de 800 MHz (Vodafone, Orange y Movistar) han confirmado que tendremos que esperar aproximadamente hasta otoño para poder disfrutar de este servicio 4G LTE en España. Las razones se pueden resumir en dos: hay que minimizar el impacto de este nuevo servicio en el resto de frecuencias (evitar que el 4G LTE en 800 MHz produzca interferencias en otras señales) y asegurarse de que todas las normativas se cumplen a la perfección (tanto las fijadas por la Unión Europea como las estipuladas por el gobierno español).

Los usuarios, por lo tanto, tendrán que esperar a que todas estas tareas se completen –que será aproximadamente en otoño– para poder disfrutar de una experiencia completa del 4G LTE en España. Y es que recordemos que la banda de 800 MHz facilitará la expansión del 4G LTE a zonas más rurales; ofrecerá una mayor penetración en interiores (mejor cobertura cuando nos encontremos en edificios); y abrirá el camino para la tecnología Carrier Aggregation de tres bandas (LTE Cat. 9), que nos permitirá alcanzar velocidades de hasta 375 Mbps en aquellas zonas donde esta tecnología esté operativa.